Cargando contenido

Todo se definirá entre un predicador evangélico de 43 años y un exministro de 38, que solo tienen en común ejercer el periodismo y cantar.

Carlos Alvarado y Fabricio Alvarado.
Carlos Alvarado y Fabricio Alvarado.
AFP

El conservador Fabricio Alvarado, firme opositor al matrimonio homosexual, y el candidato de centro-izquierda Carlos Alvarado disputan este domingo en Costa Rica un balotaje sin claro favorito que definirá el rumbo de uno de los países más progresistas de América Latina.

El epílogo de las presidenciales se dirime entre un predicador evangélico de 43 años y un exministro de 38, que solo tienen en común --además del apellido, sin relación de parentesco-- ejercer el periodismo y cantar.

En la primera ronda electoral, el 4 de febrero, el conservador Fabricio Alvarado fue el más votado de 13 candidatos presidenciales con 24,9% de los sufragios, seguido con 21,6% por su contrincante Carlos Alvarado del oficialista Partido Acción Ciudadana, politólogo y exministro de desarrollo Social y de Trabajo.

"El empate viene desde la votación, cuando hubo apenas 3 puntos de diferencia entre los dos candidatos, y se mantiene en las encuestas", comentó el politólogo Rotsay Rosales, de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Una consulta del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la UCR, divulgada el 23 de marzo, apuntó que el predicador evangélico tiene 43% de respaldo, seguido por Carlos Alvarado con 42% entre las personas decididas a votar.

La diferencia es inferior al margen de error de la encuesta, de 2,8 puntos.

"Hay una gran volatilidad entre el electorado, que sumado a la indecisión y al abstencionismo, hace previsible una definición (de la elección) en el último minuto", comentó Rosales.

Para el analista Gustavo Araya, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), el escenario de empate es una señal de que "la población todavía no tiene claro cuál modelo de desarrollo quiere".

Fabricio Alvarado atrajo en la primera ronda a votantes confesionales y conservadores que se identificaron con su oposición al matrimonio homosexual, expresada tras una opinión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) del 9 de enero a favor de esas uniones.

El aspirante evangélico --además popular cantante de temas de corte cristiano-- se disparó en las intenciones de voto cuando propuso retirar a Costa Rica de la CorteIDH en represalia por la opinión del tribunal continental.

Carlos Alvarado, por su parte, presenta una propuesta de mayor presencia del Estado en el manejo de la economía y defensa de los derechos humanos, incluida la unión entre personas del mismo sexo. Él prefiere el rock y también incurrió como cantante de una banda, en su juventud.  

Nuevos aliados 

Los dos candidatos han dedicado las semanas transcurridas desde la primera ronda electoral a buscar alianzas entre las fuerzas que quedaron fuera del balotaje, en especial los tradicionales Liberación Nacional (socialdemócrata) y Unidad Social Cristiana.

Los dirigentes de ambos partidos se han dividido entre los dos candidatos al balotaje.

En la búsqueda de alianzas, Fabricio Alvarado evadió el discurso contra el matrimonio homosexual y atenuó sus críticas a la CorteIDH, además de evitar comentarios sobre su religiosidad.

Sin embargo, esos temas han estado latentes en la campaña.

"El tema del matrimonio no ha desaparecido, se nota en los debates, en los anuncios de campaña y en las manifestaciones de los candidatos, especialmente en el discurso del señor Fabricio Alvarado. Es un tema absolutamente protagónico", consideró Rosales.

Sin embargo, acotó, la demanda ciudadana por escuchar las posiciones de los candidatos sobre otros asuntos los llevo a discutir sobre seguridad, economía e infraestructura, señalados como temas de preocupación nacional.

Incluso, el predicador evangélico insiste en que las personas que ha presentado como sus equipos de seguridad y economía no incluyen a ningún religioso.

No obstante, su partido Restauración Nacional fue censurado esta semana por segunda vez por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que le ordenó abstenerse de invocar motivos religiosos para cazar votos.

El pronunciamiento del TSE fue emitido el lunes pasado, luego de que el fin de semana anterior la radio de la UCR divulgó la grabación de una reunión de Fabricio Alvarado con centenares de pastores evangélicos y políticos para discutir el apoyo de los religiosos a su campaña.

En la cita el candidato y sus aliados les pidieron "bendiciones" de transporte y alimentos para atraer votantes hacia la candidatura de Fabricio Alvarado.

Costa Rica ha sido considerado el país más progresista de Centroamérica, con índices de alfabetización de 97,5% y una inversión superior a 7% del producto interno bruto en educación (Unesco),  al tiempo que presenta la tasa más baja de América Latina de muertes por enfermedades infecciosas, de 22,25 fallecidos por cada 100.000 habitantes, según el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Sostenible.

El índice de desarrollo humano de la ONU de 2016 situó a Costa Rica en el puesto 66 en el mundo, el más alto de Centroamérica y tercero en América Latina.

 

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido