Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Emmanuel Macron, presidente de Francia
Emmanuel Macron, presidente de Francia
AFP

La visita  que el presidente de Francia,  Emmanuel Macron, realiza a la Polinesia ha captado buena parte de la atención de la opinión pública mundial.

No es para menos, el mandatario francés tiene previsto, entre otros, abordar uno de los temas más espinosos  de la agenda internacional de su país: las pruebas nucleares que se realizaron entre 1966 y 1996.

Lea además: Francia retira productos "afrodisíacos" por efectos cardiovasculares adversos

Un asunto que, horas antes de la llegada de Macron había generado movilizaciones de al menos 2.0000 personas en las calles de Papeete, en Tahití, que exigían que Francia reconociera su culpabilidad en los ensayos nucleares y sus consecuencias.

Sin embargo, la visita que comenzó este domingo, además de los encuentros con trabajadores de hospitales y los emotivos discursos, que generan análisis y especulaciones de expertos y comentaristas internacionales,  parece estar cumpliendo 'una agenda' paralela, que también cuenta con 'analistas, especuladores y promotores'.

En pocas palabras, la 'agenda digital' , de momento , está acaparando con un poco más de fuerza la atención o, al menos, eso parece en la realidad virtual en donde la lluvia de memes y montajes, que causó la sola llegada de Macron y la ya conocida hospitalidad de los habitantes de las islas, no dejan de inundar las redes sociales ni las páginas web.

Lea también: Uso de tapabocas obligatorio en zonas de alto riesgo Covid en Estados Unidos

Como es bien sabido, en las islas de la Polinesia se acostumbra recibir a los visitantes con un collar de flores. Una tradición que, a pesar de las protestas los tahitianos en las calles, el presidente Macron pudo disfrutar con creces.

Según se puede ver en un informe del canal de noticias Euronews, a su llegada a Tahití, una vez el presidente Macron bajó del avión comenzó a recibir saludos y collares. Se pueden contar al menos tres personas que le ponen las flores en el cuello, sin embargo, otra imagen lo muestra con tantos collares que es imposible contarlos.

Fue precisamente esta imagen la que alguien aprovechó para editar y exagerar y así encender la chispa de un chiste que, a estas alturas, puede ser considerado de dominio universal.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.