Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Familia colombiana demanda a Guardia Costera de EE.UU. por muerte de joven

La familia de Milford McKeller de Alba, un colombiano muerto en una supuesta operación de narcotráfico de la Guardia Costera de EE.UU., demandó a esta institución argumentando que no había droga en la lancha interceptada.

El hecho ocurrió el 22 de agosto de 2012 en aguas internacionales, cuando miembros de la Guardia Costera dispararon desde un helicóptero después de que la lancha "no obedeciera" la orden de detenerse, reportó el diario el Nuevo Herald.

Milford McKeller, de 24 años, residente de la isla colombiana de San Andrés, viajaba en una lancha debidamente registrada en ese país en compañía de Rafael Britton, de 27 años, y Anival Grinard Henry, de 37.

La Guardia Costera confirmó la demanda, por 5 millones de dólares, y señaló que el caso está bajo investigación.

Según la versión de esta institución, la embarcación resultaba sospechosa de narcóticos al viajar en un área muy utilizada como ruta de narcotraficantes, frente a la costa oriental nicaragüense, y al no detenerse cuando se lo ordenaron.

"Antes de hacer los disparos, de 8 a 10 paquetes individuales se observaron que estaban siendo tirados por la borda", señaló el diario según reportes de la Guardia Costera.

La institución suele señalar que en estas operaciones antinarcóticos, aquellos narcotraficantes que se ven sin salida suelen comenzar a tirar la droga al mar.

Sin embargo, el diario reportó que según el abogado de la familia, Louis A. Vucci, basado en datos de la Guardia Costera, la droga no fue encontrada.

El cadáver de McKeller de Alba y ambos sobrevivientes fueron trasladados primero a la base naval de Guantánamo, en Cuba, explicó el abogado Vucci, quien precisó que el cuerpo fue devuelto a San Andrés a bordo de un avión de la Guardia Costera en septiembre de 2012.

Los otros dos tripulantes también fueron repatriados a Colombia en septiembre de 2012, y ninguno de ellos fue entregado a investigadores ni fiscales federales estadounidenses.