Foto: AFP



La agencia sismológica de Filipinas elevó a "crítico" el nivel de alerta por posible erupción peligrosa del volcán Mayon, en el este del país, que entró en erupción el fin de semana dejando nubes de cenizas y más de mil evacuados.

El organismo estatal, que había decretado el domingo el nivel 2 ("creciente preocupación"), decidió aumentarlo al 3 al considerar que puede darse una erupción magmática de forma inminente.

El volcán, ubicado unos 350 kilómetros al sureste de Manila, "muestra una relativamente alta inestabilidad y tiene magma en el cráter, así que es posible que se produzca una erupción peligrosa en cuestión de semanas o incluso días", advirtió PHIVOLCS en un comunicado.

La agencia especificó que el cráter "muestra un resplandor brillante que indica el crecimiento de un nuevo domo de lava y las primeras corrientes de lava hacia las laderas del lado sur".

Más de 900 familias han sido evacuadas de los alrededores del Mayon desde que éste hiciera erupción por primera vez la tarde del sábado.

A aquella erupción siguieron otras dos más el domingo, que generaron nubes grises, esparcieron cenizas sobre el terreno y causaron en total 158 desprendimientos de rocas, según PHIVOLCS.

Las autoridades han aconsejado a la población no acercarse a un radio de 6 kilómetros del volcán y han restringido el vuelo de aviones en las inmediaciones.

El Mayon ha dejado testimonio de su actividad con fuertes estruendos y un fuerte olor a ácido sulfúrico.

Filipinas tiene 23 volcanes activos y la mayor erupción en la historia del país fue la del Pinatubo en junio de 1991, que causó unos 850 muertos y más de un millón de damnificados.

El archipiélago filipino se asienta sobre una zona de intensa actividad sísmica inscrita dentro del llamado "Anillo de fuego del Pacífico".

Por: EFE