Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Robert Mueller
AFP

Robert Mueller, el fiscal especial que investigó la trama rusa en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, dijo este miércoles en el Congreso que sus indagaciones no exoneran al presidente Donald Trump, pero declinó acusar al mandatario de cualquier delito.

En una audiencia tensa, Mueller, de 74 años, contestó con voz temblorosa las preguntas de los legisladores demócratas y republicanos sobre su investigación que se extendió casi dos años para determinar si Trump obstruyó la justicia y si su campaña se confabuló con los rusos para perjudicar a su rival demócrata Hillary Clinton. 

En muchas ocasiones les pidió a los congresistas que reformularan sus preguntas y en otras los remitió a su informe de 448 páginas publicado hace tres meses, diciendo que no iría más allá. 

Lea aquí: Puerto Rico en vilo ante la inminente renuncia del gobernador

Pero sus respuestas traslucieron que no estaba de acuerdo con las afirmaciones del presidente estadounidense de que el informe lo exoneraba.  

"El presidente no fue exculpado por los actos que presuntamente cometió", dijo Mueller, y agregó que era "cierto" que Trump podría ser procesado por obstrucción de la justicia después de dejar el cargo.

En su testimonio, el ex director del FBI reiteró que Rusia interfirió con las elecciones de 2016 y que lo hizo con la intención de impulsar la candidatura de Trump para perjudicar a Clinton, contrario a lo que sostiene Trump. 

Pero el fiscal especial también dijo que el presidente y sus asesores no fueron procesados por cooperar con Rusia porque durante la investigación no hubo suficientes elementos para sostener los cargos de conspiración. 

"Encontramos pruebas insuficientes de la culpabilidad del presidente", dijo al panel. "Con base en la política del Departamento de Justicia y los principios de imparcialidad, decidimos no determinar si el presidente había cometido un delito. Esa fue nuestra decisión en ese momento y sigue siendo nuestra decisión hoy", dijo Mueller al inicio de la audiencia.

En la primera de dos audiencias -una frente al Comité Judicial y otra posterior ante la Comisión de Inteligencia- Mueller no aportó elementos para sustentar el lanzamiento de un proceso de destitución contra Trump, que algunos sectores del Partido Demócrata defienden. 

En su primera comparecencia desde que terminó la investigación Mueller, que tiene una reputación de rectitud y fama de dar respuestas directas, parecía avejentado e inseguro.

Gran parte de la opinión pública estadounidense sigue sin tener claros los hallazgos de Mueller en cuanto a si Trump obstruyó a la justicia y si su campaña se confabuló con los rusos.

Trump insistió esta semana en que no vería el testimonio televisado a nivel nacional, pero este miércoles reaccionó a la audiencia de Mueller en Twitter. 

"Mueller fue interrogado sobre si la investigación fue obstaculizada de alguna forma y él dijo que no", dijo Trump en Twitter, citando a un presentador de la cadena Fox. "En otras palabras NO HUBO OBSTRUCCIÓN", agregó. 

Reacción de la Casa Blanca

El presidente Trump, dijo más tarde que el testimonio de Mueller ante el Congreso fue una "vergüenza" para los demócratas, a quienes agradeció irónicamente.

"Me gustaría agradecerle a los demócratas por la celebración de la audiencia de esta mañana", dijo Trump en Twitter. "Una vergüenza para nuestro país", agregó. 

Poco antes, la portavoz de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, se había pronunciado en términos similares al afirmar que la audiencia de Mueller fue una "vergüenza épica" para la oposición demócrata.

Le puede interesar: Trump amenaza a Guatemala con aranceles por frenar acuerdo de tercer país seguro

"Las últimas tres horas han sido una vergüenza épica para los demócratas. Espero más de lo mismo en la segunda parte", dijo.

El informe de Mueller documenta los extensos contactos entre la campaña de Trump y los rusos, incluidos los intentos de cooperar o conspirar, ninguno de los cuales es un delito específico.

Mueller dictaminó al final que no había pruebas suficientes para recomendar cargos por conspiración, la principal acusación legal que podía utilizar.

El veterano fiscal también presentó en detalle 10 casos en los que Trump supuestamente trató de obstruir la investigación.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.