La fiscal venezolana Luisa Ortega, que abandonó su país tras ser acusada de traición por el Gobierno, afirmó tener pruebas de que el dirigente chavista Diosdado Cabello recibió 100 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht.

Ortega aseguró que el dinero fue depositado en una "empresa española", propiedad de los primos de Cabello, Luis Alfredo Campos Cabello y Jerson Jesús Campos Cabello, y denominada TSE Arietis.

La exfiscal, que llegó esta madrugada a Brasilia tras huir la pasada semana de su país, aseguró que también tiene pruebas que "comprometen" al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Según dijo Ortega en declaraciones a periodistas, Maduro sería dueño de la empresa mexicana contratada por el Estado venezolano para distribución de bolsas CLAP.

Ortega recalcó que entregará las pruebas a las autoridades de distintos países, entre ellos Estados Unidos, Colombia y España, "para que se investigue" en "virtud del principio de jurisdicción universal".

"En Venezuela no hay justicia", subrayó.

Ortega participó como invitada especial en una reunión de fiscales del Mercosur en Brasilia, donde denunció que la situación de Venezuela amenaza la región, y posteriormente se reunió con el canciller brasileño, Aloysio Nunes.

La exfiscal venezolana llegó a Brasil pocas horas después de que Nicolás Maduro anunciara que le pedirá a Interpol su captura y la de su esposo, el diputado chavista Germán Ferrer.

Ortega, a quien el Gobierno de Colombia ha ofrecido asilo, fue destituida de su cargo el pasado 5 de agosto por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que la acusa de haber cometido "actos inmorales".

Contra el esposo de Ortega se dictó una orden de captura al ser acusado por la Constituyente y por el nuevo fiscal general de integrar una trama de extorsión que presuntamente operaba desde la Fiscalía.

Fiscal venezolano dice que las denuncias de Luisa Ortega no tienen validez

El nuevo fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, dijo que las denuncias de su antecesora, Luisa Ortega, que asegura tener "muchas" pruebas de corrupción contra los principales dirigentes chavistas y contra el presidente Nicolás Maduro, no tienen validez.

"Estamos hablando de una exfiscal general que obviamente fue removida del cargo por haber cometido faltas graves contra la moral, contra la ética", dijo Saab tras reiterar sus denuncias contra la exfuncionaria por supuestamente liderar una red de extorsión durante sus 10 años en el cargo. Durante una declaración a periodistas en Caracas, el fiscal venezolano criticó que Ortega haya esperado una década para hacer públicas sus denuncias contra altos dirigentes de la llamada revolución bolivariana, de la que se distanció en los últimos meses por una supuesta ruptura del orden constitucional. "Diez años después y fuera del país vas a venir a hablar de lo que no hiciste, de lo cual fuiste cómplice (...) carece de toda validez lo que pueda decir una exfiscal general que en casi 10 años no impulsó una acción contra ninguno de los personeros de los que ella ahora habla", prosiguió Saab. La exfiscal venezolana abandonó su país tras ser acusada de traición e inmoral por el Gobierno y destituida por la plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente (ANC), integrada únicamente por oficialistas, que designó en su cargo a Saab, una ficha leal al chavismo gobernante. "Ahora es una turista mundial, habrá que ver quién soporta logísticamente todos esos viajes con un séquito cada día más grande", dijo el fiscal en alusión a las visitas que ha hecho Ortega a Colombia y Brasil, según ella, para entregar las pruebas de varios delitos que involucran al Ejecutivo venezolano. Saab señaló que la exfuncionaria ha debido consignar esas pruebas ante la Justicia venezolana, pero ella ha dicho que en el país no hay posibilidad de que estas denuncias prosperen pues, afirma, el Poder Judicial está subordinado al Gobierno. Por EFE