Foto: AFP



Tarek William Saab, fiscal General de Venezuela, designado por la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, criticó la apertura de un examen preliminar por parte de la Corte Penal Internacional por la "fuerza excesiva" en la represión de manifestaciones registradas en el país en 2017, y en las que se registraron más de 150 muertos y miles de heridos.

“Su información pudiera parecer no solo sesgada, sino que no ha tenido la oportunidad de siquiera comunicarse para solicitarle a este ministerio publico información de la judicialización o no de los casos a los que hace referencia”, expresó en rueda de prensa desde Caracas.

Así mismo, Saab consideró que Luisa Ortega Díaz, otrora titular del cargo que él ocupa desde agosto de 2017, tiene responsabilidad en los hechos violentos registrados en protestas que se extendieron a distintos estados de Venezuela.

“El anterior no judicializó casos, no atendió a las víctimas, que no hizo ningún tipo de pronunciamientos para evitar la violencia, incluso de funcionarios policías y de civiles armados (..) fíjense que la propia fiscal de la Corte Penal Internacional ha tenido que reconocer que actuaron civiles armados que llegaron a matar a policías”, expresó.

Además, dijo que durante las manifestaciones hubo una “expresa prohibición” del uso de armas de fuego para dispersar a las personas que protestaban.

“Aquel funcionario que de manera individual haya cometido el lamentable hecho de violar el derecho a la vida sabrá que bajo nuestra presencia (...) no habrá impunidad”, al tiempo que aseguró que los casos han sido atendidos por su despacho, la Defensoría del Pueblo y los tribunales.

“No somos como otros países que han practicado el exterminio y el terrorismo de estado contra sus ciudadanos”, finalizó.