Cargando contenido

El presidente Macron espera restaurar la catedral en cinco años, justo a tiempo para los Juegos Olímpicos de París de 2024.

Abejas
Centenares de abejas murieron quemadas tras el incendio en la catedral de Notre Dame
Imagen de uso libre

Tres meses después del incendio de la catedral de Notre Dame, la Asamblea Nacional francesa aprobó este martes el proyecto de ley sobre la restauración y conservación del templo parisino, con 91 votos a favor, ocho en contra y 33 abstenciones.

Lea aquí: UE espera resultados en diálogo en Venezuela, o "ampliará" medidas restrictivas

Ese proyecto de ley, presentado el pasado 24 de abril en el Consejo de Ministros, pretende responder al ambicioso objetivo fijado por el presidente francés, Emmanuel Macron, de restaurar la catedral en cinco años, justo a tiempo para los Juegos Olímpicos de París de 2024. Un objetivo irrealista, según varios parlamentarios.

El texto fija el marco de las obras de restauración y prevé la constitución de un comité excepcional de control para asegurar la correcta gestión de las donaciones. 

Tras el fuego del pasado 15 de abril, que destrozó parte de la cubierta de la catedral y su aguja, las promesas de donaciones suman unos 850 millones de euros, pero hasta el momento solo se ha concretado un 10 %.

El proyecto de ley prevé una exención fiscal excepcional de 75% para los particulares que donen hasta 1.000 euros y la creación de una suscripción nacional para recibir las donaciones prometidas.

El ministro de Cultura francés, Franck Riester, recalcó en la sesión de la Asamblea Nacional la transparencia con la que van a ser tratadas las donaciones y aseguró que irán destinadas "íntegramente" a la reconstrucción.

En la primera lectura del texto en mayo, la oposición denunció "la "inutilidad" de esta ley excepcional, que en su opinión ha sido lanzada "precipitadamente" y establece "derogaciones inadmisibles" a las leyes de patrimonio.

El tema arquitectónico está también en el centro de las discusiones, aunque no está abordado directamente en el texto. Algunos parlamentarios, preocupados por las declaraciones de Macron que dijo estar a favor de dar un "gesto arquitectónico contemporáneo" a la mítica aguja de la catedral, que se derrumbó en el incendio junto al techo, exigen que sea construida como la original.

Presencia de plomo

Pero, por el momento, las obras se limitan a limpiar y consolidar la estructura, un trabajo que se ha complicado por la presencia de plomo, tóxico, que se derritió durante el incendio y se extendió por todas partes. 

La prefectura de policía de París ha alertado sobre "la presencia puntual muy significativa" de polvo de plomo en la plaza de la catedral y las calles aledañas, que actualmente están prohibidas al público.

Escépticos, representantes electos de partidos de izquierda en el Consejo de París, exigieron la semana pasada que se establezca un mapa de los índices de contaminación de este metal observados alrededor del monumento.  Pero, además del plomo, los comerciantes del barrio de Notre Dame, que recibían a 13 millones de visitantes cada año, se muestran cabizbajos.

Le puede interesar: Tambalea reelección de Sánchez en España, al no lograr acuerdo con Podemos 

Lucile "siente" la disminución del número de visitantes en su librería. El cierre temporal del puente frente a la catedral y la modificación del circuito de algunos autobuses turísticos son en gran parte responsables, cree ella. Aún así, la catedral sigue atrayendo a turistas de todo el mundo, que la admiran desde detrás de unas rejillas. 

Fuente

EFE Y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido