Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

París coronavirus
AFP

El gobierno francés contempla imponer nuevas restricciones en París, incluyendo un confinamiento los fines de semana, para reducir el número de infecciones por coronavirus que tienen a los hospitales de la capital casi saturados. 

"Ha llegado el momento de contemplar medidas" para la región parisina, advirtió el primer ministro Jean Castex antes de una reunión de gabinete convocada por el presidente Emmanuel Macron. "Un confinamiento los fines de semana, es una hipótesis", añadió Castex.

El ritmo de circulación del virus, marcado por la propagación de la variante inglesa, considerada más contagiosa, no para de crecer en la región parisina, la más poblada del país con 12 millones de habitantes.

Lea aquí: Chile llega a los cinco millones de vacunados contra la Covid 15 días antes de lo previsto

La tasa de incidencia de casos reportados en los últimos siete días en la región sigue aumentando y llegó a 418 nuevos casos por cada 100.000 habitantes, muy por encima del llamado umbral de "alerta máxima" de 250 impuesto por las autoridades de salud. 

Para evitar un colapso de los hospitales de la capital, las autoridades comenzaron a evacuar esta semana a pacientes graves con covid a establecimientos de otras regiones menos afectadas. 

El confinamiento domiciliario los fines de semana responde a una nueva estrategia implementada por Macron que busca evitar a toda costa un tercer encierro nacional, que sería devastador para la economía.

Ya está en vigor en el turístico departamento de los Alpes Marítimos, donde se encuentra Niza, y en el departamento de Pas-de-Calais, frente a las costas británicas.

Y a nivel nacional ya rige un toque de queda nocturno desde hace dos meses y los restaurantes, cafés, bares, museos y cines están cerrados desde finales de octubre.

Le puede interesar: Ocho personas muertas deja un tiroteo en Atlanta

A esto se suma un retraso en la campaña de vacunación, frenada desde el lunes después de que una quincena de países, entre ellos Francia, España y Alemania, suspendieron el uso de la vacuna AstraZeneca tras señalarse problemas sanguíneos en personas vacunadas.

En un año, la covid-19 ha matado en Francia a 91.000 personas.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.