Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Francotiradores matan a 5 policías en Dallas durante manifestación antirracista

AFP PHOTO / Laura Buckman



Francotiradores mataron anoche a cinco policías y causaron heridas a otros seis uniformados durante una manifestación pacífica anti-racista en Dallas (Texas).

Las primeras informaciones señalan que dos de los policías heridos están en condición grave, mientras que se informa que las autoridades abatieron a uno de los atacantes y capturaron a otros dos.

La protesta de Dallas era una de las tantas manifestaciones en varias ciudades de Estados Unidos tras la muerte de dos negros a manos de policías en Luisiana y Minnesota esta semana.

Los francotiradores que abrieron fuego hacia el final de la manifestación apuntaron claramente a los policías.

La Policía trata de establecer si dentro de la ciudad fueron puestas cargas explosivas, como dijeron los atacantes a las autoridades durante el intercambio de disparos.

Obama condena la matanza y promete que se hará justicia

El presidente de EEUU, Barack Obama, condenó hoy la "tremenda tragedia" de Dallas (Texas), donde este jueves murieron 5 policías y otros 6 resultaron heridos por disparos de francotiradores durante una manifestación en protesta por la violencia policial, y prometió que "se hará justicia".

"Este ha sido un ataque atroz, calculado y despreciable contra agentes de seguridad", dijo Obama en una declaración a la prensa tras reunirse en Varsovia con los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Caos total 

"Había negros, blancos, latinos, de todo. Era la protesta de una comunidad mixta. Y de pronto (los disparos) salieron de la nada. Teníamos la impresión de que nos disparaban a nosotros. Era el caos total, una cosa de locos", contó un testigo.

Hacia el final de la manifestación en Dallas, dos hombres "empezaron a disparar contra los policías desde una posición elevada", declaró el jefe de la policía, David Brown.

Horas más tarde, de madrugada, la policía seguía intercambiando disparos e intentando negociar con un francotirador aislado, atrincherado en un garaje.

El sospechoso "dijo a nuestros negociadores que el fin se acerca, y que iba a herir y matar a más policías. Y dice que hay bombas por todas partes en el garaje y en el centro de Dallas", agregó Brown.

Una mujer que estaba en la misma zona del garaje fue detenida, además de otros dos sospechosos que tenían bolsas de camuflaje en su coche.

Aunque según Brown, "por desgracia no estamos seguros de haber detenido a todos los sospechosos".

Otros testigos subieron a internet videos y audios sobre la situación, en los que se ven y escuchan las ráfagas de tiros y las sirenas policiales.

Ismael DeJesus fue uno de los testigos que filmó un video, mientras se escondió en el Crown Plaza Hotel durante el tiroteo.

Según relato de medios en los Estados Unidos un hombre "junto a una columna disparaba hacia la izquierda, hacia la derecha, al otro lado de la columna, disparando contra alguien".

"Luego se dio vuelta para asegurarse que no venía nadie, pero un agente vino por el lado derecho. El policía intenta sorprenderlo pero la cosa no termina bien", agregó DeJesus. "Pareció una ejecución, honestamente. Se paró sobre él después de que ya estaba caído. Le disparó tal vez tres o cuatro veces en la espalda".

Muerte de afroamericanos que antecedieron a las protestas

Las muestras de indignación habían ido en aumento a lo largo de la semana, primero tras el asesinato el martes de Alton Sterling, de 37 años, ultimado por policías en un estacionamiento de un comercio en la ciudad de Baton Rouge, Luisiana.

El jueves la indignación se trasladó a las calles de las principales ciudades estadounidenses tras la muerte de otro ciudadano negro, Philando Castile, a quien un policía le disparó dentro de su auto que había estacionado y en el que viajaba junto a su novia y la hija de ésta, de cuatro años.

Las muertes de Sterling y Castile fueron filmadas por testigos y los videos muestran que no representaban ningún riesgo evidente para los agentes que los abordaron.

El presidente Barack Obama, quien llegó a Varsovia para participar de la cumbre de la OTAN, dijo que estas muertes son síntoma "de los desafíos de nuestro sistema de justicia criminal, la disparidad racial que se muestra en nuestro sistema año tras año".

Obama abogó por una reforma de la policía y en ese sentido defendió las propuestas de reformas presentadas el año pasado por la Casa Blanca afirmando que ya es hora de aplicarlas.

Por su parte, la agencia federal de aviación (FAA) de Estados Unidos anunció la restricción del espacio aéreo sobre la ciudad de Dallas.

"Solo aviones de operaciones de ayuda bajo la dirección del Departamento de Policía de Dallas están autorizados en el espacio aéreo", agregó.

Las restricciones estarán en vigor hasta las 11H30 GMT.

Las marchas de protesta bajo el lema del movimiento "Las vidas de los negros importan" se congregaron en Los Ángeles, Chicago, Washington, Dallas, Atlanta y Nueva York.

En Washington, unos mil manifestantes se congregaron en los alrededores de la Casa Blanca y luego marcharon hacia el Capitolio, donde el veterano líder de los derechos civiles y congresista John Lewis se dirigió al público desde las escalinatas usando un megáfono.

Por EFE y AFP