Cargando contenido

El presidente Donald Trump pronostica "un tremendo éxito" en conversaciones con Corea del Norte.

Donald Trump y Kim Jon -un
Donald Trump y Kim Jon -un
AFP

La frontera entre las dos Coreas sería una de las sedes posibles para la cumbre que han prometido mantener en mayo el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de EE.UU., Donald Trump, según confirmó un portavoz del Gobierno surcoreano.

"Lugares como Suiza, Suecia o la isla (surcoreana) de Jeju tienen posibilidades (de ser la sede), aunque consideramos la Zona de Seguridad Conjunta (JSA) como una opción de peso", explicó un portavoz de la oficina presidencial de Seúl.

La JSA es el único área de la frontera entre las dos Coreas, técnicamente aún en guerra, en la que se ven las caras tropas norcoreanas y del mando de la ONU, encabezado por Seúl y Washington.

Se encuentra enmarcada en el corazón de la frontera intercoreana, en la villa de Panmunjom, conocida como la "aldea de la tregua" al ser el lugar en que el mando de la ONU y Corea del Norte firmaron el alto el fuego que detuvo la Guerra de Corea (1950-1953).

La JSA ha sido mencionada desde el inicio como posible escenario de la cumbre, al ser considerado un escenario neutral, al igual que Suecia y Suiza, que han acogido conversaciones oficiales y extraoficiales entre representantes norcoreanos y estadounidenses.

La JSA será además el lugar donde en abril se reunirán Kim y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en un encuentro que servirá para preparar la reunión del líder norcoreano con Trump y que supondrá la primera cumbre de líderes intercoreana en 11 años.

El comentario de Seúl se produce a los pocos días de que Trump dijera que acepta la propuesta de Kim y que se reunirá con él en mayo para tratar la posible desnuclearización del régimen norcoreano.

Aunque la Casa Blanca ha rebajado después el tono asegurando que se necesitan "acciones concretas" de Pyongyang antes de conversar, Trump volvió a subrayar el sábado su entusiasmo de cara a la cumbre, la cual consideró que será "un tremendo éxito".

De producirse el encuentro, sería la primera vez que los líderes de Corea del Norte y EE.UU. se reúnen tras casi 70 años de confrontación iniciados con la Guerra de Corea y de 25 años de negociaciones fallidas y tensiones a cuenta del programa nuclear del régimen. 

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido