Cargando contenido

Chile fue el primer país de América Latina en observar el fenómeno.

Eclipse solar visto desde el Sur de La Silla en La Higuera, Coquimbo, Chile.
Eclipse solar visto desde el Observatorio Europeo del Sur de La Silla (ESO) en La Higuera, Región de Coquimbo, Chile, el 2 de julio de 2019.
AFP

El eclipse solar, que comenzó en un punto del océano Pacífico al este de Nueva Zelanda, alcanzó tierra continental y se adentró en Chile, primer país de Suramérica desde el que pudo contemplarse.

Así mismo, este país fue el único de la región que se alcanzó el 100 % de oscuridad en algunos puntos. "Somos los ojos y los sentidos de la humanidad para poder mirar, observar y estudiar las estrellas del universo", afirmó el presidente de Chile, Sebastián Piñera.

En varios puntos de la región de Coquimbo, en el centro-norte de Chile, el eclipse era total, al 100 %. Hasta el observatorio astronómico La Silla, ubicado en esa zona, se desplazó el presidente Piñera, quien comentó a la prensa que es una jornada "muy emocionante".

Lea tambiénColombiano recibe patente internacional por dispositivo que mide las lluvias y la nieve

Unas 400.000 personas del país y el extranjero fueron Coquimbo y Atacama, en el norte de Chile, para ver el eclipse solar que se observó de forma total en esa zona, donde el Sol quedó completamente cubierto por la Luna durante un par de minutos.

Según informó el Servicio Nacional de Turismo (Sernatur), "un mínimo de 400.000 turistas" se desplazaron unos 650 kilómetros al norte de Santiago para observar este episodio astronómico.

También desde La Silla, Constanza Cea, directora de la Fundación Imagen de Chile, institución que promociona la marca país, dijo a la prensa que la cantidad de visitas del extranjero que atrajo este fenómeno es "una gran oportunidad" para mostrar al exterior las cosas que suceden en Chile.

"(Tenemos) un cielo muy bonito para ver las estrellas (...) No sólo es geografía, es también talento chileno", expresó Cea.

El fenómeno también gozó de una amplia cobertura en otras zonas, como en la propia capital, Santiago, donde se pudo observar el eclipse con una sombra del 92 % en el Sol.

En el Cerro San Cristóbal, una pequeña montaña que se encuentra en una zona céntrica de Santiago, y el Cerro Calán, más al oriente, donde opera un observatorio astronómico de la Universidad de Chile, se concentró un buen número de personas para ver el eclipse.

Desde hace semanas, el país repasó las previsiones meteorológicas para asegurarse de que las nubes no impedirían ver como la Luna se situó por dos minutos y unos treinta segundos entre la Tierra y el Sol cuando se produjo una oscuridad temporal.

De interésGobierno de Boyacá prohíbe los plásticos de un solo uso

De Chile, el eclipse pasa a Argentina por las provincias de San Juan, La Rioja, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, para terminar a las 20.43 (hora internacional) en la ciudad de Chacomús, ya en el océano Atlántico.

El eclipse fue visible de manera parcial en países como Paraguay, Uruguay, Perú y Brasil.

En cada lugar el tiempo que la Luna ocultaba el Sol fue variable y el máximo se produce a unos mil kilómetros de la chilena isla de Pascua, donde la duración que se esperaba era de 4 minutos y 32,8 segundos.

La velocidad promedio de la sombra de la Luna cruzando Sudamérica era de 2.735 kilómetros por hora, lo que supone 2,5 veces más rápido que un jet supersónico.

Fuente

EFE y Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido