Gambia

El presidente electo de Gambia, Adama Barrow, aterrizó en Banjul procedente de Dakar, lugar donde se refugiaba de la crisis política postelectoral de su país y donde juró cargo la semana pasada en el exilio, para tomar el mando del Gobierno, cedido finalmente por el expresidente Yahya Jammeh. Barrow llegó poco después de las 17.00 GMT al aeropuerto de Banjul, donde fue recibido por la vicepresidenta gambiana, Fatoumata Diallo Tambajan, y diversas personalidades. Cientos de personas esperaban en las calles con júbilo la llegada del nuevo presidente, ante un gran dispositivo de seguridad desplegado en la capital gambiana, en un día considerado por muchos ciudadanos como "histórico" y en el que vestían camisetas con el lema "Gambia has decided" (Gambia ha decidido). Gambia pone así fin a la crisis política desatada tras la negativa del exmandatario Yahya Jammeh, que gobernó el país durante los últimos 22 años, a ceder el poder al presidente electo, que vuelve a su país para formar Gobierno. La negativa de Jammeh a cederle el poder motivó el refugio de Barrow en Senegal, donde incluso prestó juramento como nuevo presidente en una ceremonia celebrada el pasado 19 de enero en la embajada de Gambia en Dakar. El nuevo presidente gambiano nombró el pasado lunes vicepresidenta a Fatoumata Diallo Tambajan, una personalidad destacada de la oposición al exmandatario Jammeh, y se espera que forme Gobierno en los próximos días. El expresidente Yahya Jammeh accedió el pasado viernes a entregar el poder a Adama Barrow, elegido en las urnas el 1 de diciembre, tras ceder a las presiones diplomáticas y la amenaza de intervención militar de un bloque de países de África Occidental, y dejó finalmente el país para exiliarse en Guinea Ecuatorial. Las fuerzas de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) siguen desplegadas en Gambia para garantizar la seguridad de los ciudadanos y del propio presidente. Barrow manifestó su deseo de que estas fuerzas regionales permanezcan seis meses más en Gambia para seguir con su misión de seguridad, sin embargo la CEDEAO optaría por una duración más corta, según dijo el presidente de la organización, Marcel Alain de Souza. La entrada de un contingente militar de la CEDEAO y la mediación de los presidente de Guinea Conakry y Mauritania lograron convencer al dictador gambiano, quien ha gobernado con mano de hierro el país africano las últimas dos décadas. EFE