Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Olga Sánchez Cordero, secretaria Gobierno México
AFP

La futura ministra de Gobernación (Interior) de México en el próximo gobierno del izquierdista Andrés Manuel López Obrador dijo  que el presidente electo le ha dado "carta abierta" para abrir el debate sobre la despenalización de las drogas.

"Sobre la despenalización de la droga me dijo textual: carta abierta, lo que sea necesario para pacificar este país, abramos el debate", dijo Olga Sánchez Cordero, una exmagistrada de la Suprema Corte de México, quien fue propuesta por López Obrador para su gabinete durante la campaña.

En el foro Estrategia Banorte, la exministra estableció que el consumo de drogas como la marihuana, y eventualmente la amapolapodrían ser las dos que podrían despenalizarse y para ello se buscará el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

"En este momento la marihuana y en un futuro, de la mano con Naciones Unidas, podríamos hablar de la amapola con fines estrictamente medicinales", expuso la exministra y advirtió que esta semana iniciará el acercamiento con la ONU para discutir el tema.

"Hablaremos con Naciones Unidas para poder flexibilizar un tratado tan rígido como el que tenemos suscrito de los años setenta en materia de penalización y el combate a la droga. Despenalización. No es legalización", insistió Sánchez Cordero.

Otras propuestas incluidas serán la reducción de penas para delincuentes que cooperen en el esclarecimiento de crímenes, el establecimiento de comisiones de investigación y comisiones de la verdad, así como un plan nacional de reparación integral de víctimas.

"Un sistema de justicia transicional para México es posible, es urgente, para las víctimas de la violencia pero también para toda la sociedad mexicana", agregó la exmagistrada de 71 años.

En tal sentido, Sánchez Cordero sostuvo que la justicia debe trascender la verdad jurídica y "buscar una verdad más amplia", que permita avanzar a la sociedad hacia la paz y la reconciliación, al tiempo que rechazó que se reduzca la reparación de víctimas a la indemnización económica.

"Debemos apostar por las garantías de satisfacción y no repetición" de los crímenes, subrayó.

México sufre una incesante ola de violencia que inició a finales de 2006, cuando el gobierno lanzó una polémica ofensiva militar para combatir el narcotráfico y el crimen organizado.

Desde entonces, más de 200.000 personas han muerto, según cifras oficiales que no precisan cuántas de esas víctimas están vinculadas al combate a la criminalidad.

Fuente

RCN Radio con información de AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.