Cargando contenido

La Unión Europea y el Grupo Internacional de Contacto consideraron ilegítima la elección de Luis Parra en la Asamblea venezolana.

Jorge Arreaza en Rusia
Jorge Arreaza, canciller de Venezuela.
AFP

El Gobierno de Nicolás Maduro acusó este jueves a la Administración estadounidense de Donald Trump por supuestamente intervenir en asuntos relacionados con el Parlamento venezolano, cuya presidencia está en disputa entre el líder opositor Juan Guaidó y el diputado Luis Parra, apoyado por el chavismo.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, denunció que Estados Unidos envió a varios países un documento con el que busca "intervenir en los procesos administrativos, políticos y soberanos" de Venezuela, entre otras cosas porque no reconoce a Parra como jefe de la Cámara.

La misiva, según Arreaza, "solicita apoyo para un comunicado electoral sobre elecciones libres y justas en Venezuela" que pretendía publicarse antes del 5 de enero, cuando Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países, no pudo ser reelegido en la sede del Parlamento por impedimento de policías.

El texto estadounidense, según el canciller, no se publicó porque no consiguió los apoyos pues "la inmensa mayoría de los países del mundo no apoyan esta estrategia intervencionista".

Le puede interesar: Mientras Guaidó busca revivir manifestaciones, chavismo anuncia elecciones

El jefe de la diplomacia chavista señaló que Estados Unidos habla de generar un Gobierno de transición en Venezuela y, para ello, insta a seguir "aplicando presión diplomática y económica contra el antiguo régimen de Nicolás Maduro", quien se mantiene en el poder pese a su cuestionada reelección de 2018.

"El comunicado enviado por Estados Unidos menciona que es necesario buscar un Gobierno de transición, apoyando a la Asamblea Nacional y presionando económicamente al Gobierno de Nicolás Maduro para desestabilizarlo", advirtió.

Además, Arreaza aseguró que la Administración de Trump dijo a los demás países, en la misma nota, que las elecciones legislativas que corresponden celebrar este año en Venezuela "deben ayudar a darle forma al futuro del país", envuelto en una crisis política y económica que ha traído consigo la emigración de casi cinco millones de personas.

 

Elección "ilegítima"

 

El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, señaló este jueves que la UE no considera legítima la elección del diputado Luis Parra como presidente de la Asamblea Nacional venezolana y amenazó con "medidas específicas contra las personas involucradas".

"La Unión Europea considera que la sesión de votación que condujo a la 'elección' de Luis Parra no es legítima, ya que no respetó los procedimientos legales ni los principios constitucionales democráticos", declaró Borrell en un comunicado, en el que subrayó que la UE "expresa su pleno apoyo a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional".

El jefe de la diplomacia europea rechazó "enérgicamente", en nombre de la UE, "las violaciones del funcionamiento democrático, constitucional y transparente de la Asamblea Nacional, así como las continuas intimidaciones, violencia y decisiones arbitrarias contra sus miembros", que calificó de "totalmente inaceptables".

Entre tanto, el Grupo Internacional de Contacto (GIC) sobre Venezuela aseguró este jueves que la elección del diputado Luis Parra como presidente de la Asamblea Nacional venezolana por parte del chavismo "no es legítima ni democrática".

"La elección de Luis Parra no se puede considerar ni legítima ni democrática", indicó en un comunicado el GIC, en el que participan Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Francia, Italia, Alemania, Países Bajos, Panamá, Portugal, España, Suecia y el Reino Unido.

El Grupo Internacional de Contacto también criticó que las fuerzas de seguridad "impidieron a muchos diputados entrar en la Asamblea Nacional y ejercer sus derechos y responsabilidades constitucionales" el domingo, cuando se eligió a Parra, y denunció que se negó el acceso a los medios de comunicación.

Lea aquí: Papa pide diálogo y autocontrol para afrontar crisis en Medio Oriente

"Estos acontecimientos, junto con las continuas intimidación y represalias contra los miembros de la Asamblea Nacional, democráticamente elegidos por el pueblo venezolano, agravan aún más la crisis y crean más obstáculos para un regreso pacífico a la democracia y al Estado de derecho", añadió el comunicado.

Los miembros del GIC también reiteraron su apoyo a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional e insistieron en expresar "su profunda preocupación por los actos contra el funcionamiento democrático y constitucional de la Asamblea Nacional con ocasión de la elección de la nueva mesa directiva" del Parlamento venezolano.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido