El Gobierno y la guerrilla del ELN, anunciaron este jueves que pondrán en marcha un proceso "para desarrollar un programa piloto de desminado humanitario".

Los jefes negociadores del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, y del ELN, Pablo Beltrán, hicieron este anuncio al término del primer ciclo de las conversaciones que llevan a cabo, que continuarán en mayo, y dijeron también que trabajarán en acciones humanitarias bajo la guía del derecho internacional humanitario. El Gobierno, en un comunicado, recordó que el derecho humanitario prohíbe el secuestro y que "los ataques al oleoducto Caño Limón-Coveñas" y las minas que como "trampas humanas" instala la guerrilla para entorpecer su reparación ante los frecuentes ataques, también son acciones "proscritas" por esa modalidad del derecho. Beltrán, al respecto, indicó que el ELN no reconoce la legislación colombiana, pero sí el "puente del derecho internacional humanitario" que constituye "una legislación universal" válida para ambas partes. (Lea aquí: Gobierno pide al ELN aceptar Derecho Internacional que prohíbe el secuestro, minas y atentados contra oleoductos) Restrepo, de su lado, indicó que la intención de las partes es trabajar "con ahínco para sacar a la población civil, inocente, no combatiente, de los rigores y los fragores de la guerra", lo cual "marca un sendero de trabajo muy claro para la segunda ronda" de las conversaciones, que se desarrollará también en Quito. Sobre el desminado humanitario, el negociador gubernamental indicó que los "detalles técnicos y operativos" del plan de trabajo se determinarán en las próximas semanas, pero destacó la importancia del acuerdo "político" alcanzado sobre este asunto. El desminado es "uno de los temas más agobiantes y tristes de la historia del conflicto en Colombia", enfatizó Restrepo al mencionar que "a veces no se sabe con certeza dónde están" las minas, por lo que su búsqueda y desactivación "es uno de los trabajos más dispendiosos y delicados que acarrea el posconflicto" colombiano. Indicó que hay más de 5.000 profesionales militares del desminado que pueden trabajar en esta tarea y confió en que el ELN colabore, con los equipos dedicados a esa labor, en la localización de los artefactos. Consideró muy importante que el ELN suscriba un compromiso sobre este tema, que es "uno de los puntos humanitariamente hablando más cruciales y dolorosos" que deben ser afrontados. Pero Beltrán agregó que también las comunidades participarán en el desminado y matizó que, en relación con este aspecto existen "municiones sin explotar de fuerzas militares del Estado", por lo que en las zonas que se escojan para trabajar se "va a remediar una afección causada por ambas partes".

Por: EFE