Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Santa Sofía, Estambul
La antigua iglesia bizantina de Santa Sofía, en Estambul, funcionaba desde 1935 como un museo; ahora será mezquita.
AFP

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, anunció este viernes la apertura de la antigua basílica de Santa Sofía en Estambul al culto musulmán después de que un tribunal anuló su condición de museo, abriendo así el camino a su transformación en mezquita. 

"Se ha decidido que Santa Sofía será colocada bajo la 'administración de Diyanet' [Autoridad de Asuntos Religiosos] y será reabierta a las oraciones", anunció Erdogan en un comunicado que publicó en Twitter. 

Minutos antes, el más alto tribunal administrativo en Turquía había dejado el camino libre para la transformación de la antigua basílica en mezquita, a pedido de varias asociaciones, anulando una disposición gubernamental de 1934 que otorgaba a Santa Sofía, en Estambul, el estatuto de museo.

Le puede interesar: Pintan el eslogan de 'Black Lives Matter' frente a la Trump Tower en Nueva York

Santa Sofía, una obra arquitectónica importante construida en el siglo VI por los bizantinos que coronaban allí a sus emperadores, está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y es una de las principales atracciones turísticas de Estambul. 

Fue convertida en mezquita en el siglo XV después de la invasión otomana y en museo en 1935 por el líder de la joven república turca, Mustafa Kemal.

Poco antes de que trascendiera la decisión del tribunal, la Unesco, con sede en París, llamó a Turquía al diálogo antes de cualquier decisión que pudiera "atentar" al "valor universal" de este monumento del patrimonio mundial. 

Varios países, principalmente Rusia y Grecia, que siguen de cerca la suerte del patrimonio bizantino en Turquía, así como Estados Unidos y Francia, han advertido en particular a Ankara contra la transformación de Santa Sofía en lugar de culto musulmán, una medida que el presidente islamo-conservador Recep Tayyip Erdogan, pide desde hace años.

Grecia y la iglesia ortodoxa de Rusia lamentaron este viernes la decisión del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, de abrir la antigua basílica de Santa Sofía en Estambul al culto musulmán. 

La iglesia ortodoxa rusa lamentó que la "preocupación" de "millones de cristianos" no haya sido escuchada por la justicia turca, que ha abierto la vía a la transformación de la antigua basílica en mezquita.

Lea aquí: Nueva York suspende todos los eventos a gran escala hasta el final de septiembre

A su vez, Grecia consideró que esta decisión de Turquía constituye "una abierta provocación al mundo civilizado".

"El nacionalismo demostrado por Erdogan retrotrae al país seis siglos atrás" aseguró la ministra griega de Cultura, Lina Mendone, en un comunicado.

Quedarán por resolver los aspectos prácticos, entre otros la cuestión de cómo rezar en un lugar lleno de mosaicos cristianos que representan a emperadores bizantinos, Jesucristo y la Virgen, algo inadmisible en una mezquita.

No es verosímil que se decida volver a tapar las imágenes, como en la época otomana, y tal vez se recurra a un compromiso como el que ya se emplea en una antigua iglesia bizantina de Trebisonda, también llamada Santa Sofía: colocar un baldaquino o dosel en la nave central para evitar que los fieles puedan contemplar los mosaicos. 

Fuente

AFP Y EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.