Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Gobierno turco destituye a cúpula policial de Ankara tras atentado

Policía Turquía. / Foto: AFP



El gobierno turco destituyó a la cúpula policial de Ankara, cuatro días después del atentado que causó 97 muertos y provocó un movimiento de indignación contra el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, semanas antes de las elecciones legislativas.

El ministerio del Interior anunció la destitución del director general de la policía de la provincia de Ankara, Kadri Kartal, y de sus dos principales adjuntos, el de seguridad y el de inteligencia.

Los tres jerarcas fueron suspendidos en el marco de la "investigación abierta después del atentado terrorista odioso ocurrido el 10 de octubre ante la estación de Ankara", precisó el ministerio.

En la víspera Erdogan había reconocido posibles "errores" de los servicios de seguridad antes del ataque.

El martes, en su primera aparición pública desde el atentado, Erdogan anunció la apertura de una investigación a cargo del Consejo de Inspección del Estado (DDK).

"Hubo sin duda algún error, alguna falla en algún momento. ¿Cuán importante? Eso quedará claro después de la investigación", declaró Erdogan a la prensa.

"Si hubo el menor descuido, el primer ministro y las autoridades competentes tomarán las medidas necesarias. Nadie debe tener dudas", dijo.

Encargado de verificar el buen funcionamiento de los engranajes del estado, el DDK investigó recientemente las circunstancias de la muerte del ex presidente turco Turgut Ozal, fallecido en 1993 en circunstancias controvertidas.

Desde hace tres días, Erdogan recibe críticas furibundas de sus adversarios, en particular de la oposición prokurda que denuncia su responsabilidad en el atentado.

El líder del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Selahattin Demirtas, lo acusó de haber descuidado deliberadamente la seguridad de los partidarios de la causa kurda, blanco del doble atentado suicida del sábado.

Demirtas acusó además a Erdogan de mantener vínculos con los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Desde el sábado, miles de personas manifestaron gritando "Tayyip assassin" o "Conocemos al asesino", para denunciar la estrategia de la tensión aplicada, según ellos, por el jefe de Estado en vistas a las elecciones del 1 de noviembre.

El lunes, el primer ministro islamo-conservador Ahmet Davutoglu designó al EI como "sospechoso número 1" del atentado.

"Según las informaciones recibidas, este ataque terrorista tiene sus orígenes en Siria", dijo el martes Erdogan, quien reafirmó que los "responsables serán llevados ante la justicia".

El atentado presenta "similitudes" con el cometido el 20 de enero pasado en Suruç, cerca de la frontera con Siria, señaló por su parte el viceprimer ministro y portavoz del gobierno Numan Kurtulmus.

Turquía, acérrimo enemigo del presidente sirio Bashar al Asad, fue acusado durante mucho tiempo de complacencia con los grupos yihadistas.

Sin embargo, después del atentado de Suruç, el gobierno turco efectuó algunos ataque aéreos contra el Estado Islámico (EI), que lo amenazó con acciones de represalia.

Por otra parte, las autoridades turcas anunciaron el miércoles la detención de dos hombres vinculados al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) sospechosos de haber tenido conocimiento previo del atentado en Ankara.

En las elecciones del 7 de junio pasado, el HDP obtuvo 13% de los votos y 80 escaños sobre 550, dejando al partido de Erdogan sin la mayoría absoluta que tenía desde hacía trece años.

Las tensas relaciones entre ambos partidos llevaron a que el gobierno acusara al HDP de "complicidad" con los "terroristas" del PKK, con la esperanza de atraer al electorado nacionalista hostil a los kurdos.

El sábado, pocas horas después del atentado de Ankara, el PKK anunció la suspensión de las operaciones militares hasta el 1 de noviembre, fecha de las elecciones, salvo en caso de "legítima defensa".

Sin embargo desde ese anuncio se registraron algunos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y las milicias kurdas.

Por AFP