Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Gobierno venezolano anuncia fin de desalojo de cárcel de Uribana tras mortal motín

El desalojo de la cárcel de Uribana, ubicada en el noroeste de Venezuela y donde el viernes ocurrió un fatal motín que dejó 61 muertos y decenas de heridos, según fuentes hospitalarias, concluyó este domingo por la mañana, informó el gobierno.

"Concluye desalojo de los privados de libertad de la Cárcel de Uribana! Ahora a la reconstrucción!", escribió en su cuenta en Twitter la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, que aún no ha dado un parte oficial de víctimas del motín.

"Últimos privados de libertad encontrados durante la primera inspección en Uribana!", había escrito poco antes en la red social la ministra, adjuntando una foto que mostraba a varios reclusos junto a funcionarios militares.

El sábado, la ministra informó de la decisión de desalojar totalmente el penal de Uribana, una operación que finalmente ocurrió en la madrugada de este domingo "tranquilamente" y sin que los reos opusieran resistencia.

"Están saliendo todos, todos, sin oponer resistencia. Salen tranquilamente, esperan ahí con paciencia, luego les hacemos un chequeo corporal, su revisión (...) y determinamos hacia qué penales ellos quieren ir", explicó Varela de madrugada en la televisora estatal VTV.

Además, detalló que ahora se hará "una requisa profunda" en el centro, antes de repararlo para volver a traer a los presos.

El viernes, una inspección en busca de armas en Uribana provocó un motín de un grupo de presos armados, que "arremetieron contra los efectivos de la Guardia Nacional", según explicó en un principio la propia ministra.

Entre las víctimas hay 61 fallecidos y unos 120 heridos, de los cuales 90 fueron dados de alta, según informó el sábado a la AFP el director del Hospital Central Antonio María Pineda, Ruy Medina, que atendió la emergencia.

El vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó el viernes por la noche investigar el motín, que sería uno de los episodios más violentos de las últimas décadas en los penales del país.

Las cárceles venezolanas sufren problemas de insalubridad, hacinamiento y violencia, y en muchos casos son controladas por bandas de reclusos fuertemente armados, que constantemente generan enfrentamientos internos.