Foto Captura



Un férreo operativo con centenares de funcionarios que dispararon armas largas, granadas y lanzacohetes dio de baja a Óscar Pérez, el ex policía que se rebeló al gobierno de Nicolás Maduro, robando en junio de 2017 un helicóptero y atacando desde el aire varias instituciones gubernamentales.

Burló a las autoridades desde esa fecha hasta la madrugada del lunes 15 de enero de 2018 cuando fue hallado en El Junquito, una barriada ubicada al oeste de Caracas. La fuga de información de sus propios aliados habría delatado su ubicación.



Al verse rodeado el mismo Pérez alertó en redes sociales lo que pasaba. “Estamos negociando, no queremos hacer frente a funcionarios que de paso hay conocidos de nosotros”, relató el ex funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas y Criminalísticas.

Se intentó el acercamiento con un “Mayor” que comandaba la operación para capturar a los rebeldes y quien le pidió a Pérez “hacer de esto un ‘ganar ganar’. La orden el presidente es resguardarle la vida “.

La respuesta de Pérez fue que “nosotros no somos delincuentes. Somos patriotas que estamos luchando por una convicción de vida".

Todo esto quedó grabado en un video que fue difundido por el ex funcionario. Sin embargo, con el pasar de las horas la situación se fue complicando.

“Nos están atacando con lanzagranadas, hay francotiradores, hay civiles aquí adentro, dijimos que nos íbamos a entregar, pero no nos quieren dejar (...) Literalmente nos quieren asesinar, nos lo acaban de decir",  expresó con la cara ensangrentada el ex inspector en varios audiovisuales. Fueron sus últimas grabaciones.



La versión del gobierno venezolano es otra. El propio presidente Nicolás Maduro informó la noche del lunes que dos policías resultaron muertos, “en el momento que se encontraban en situación de reposo esperando la entrega de estos terroristas, fueron acribillados con tiros en la cabeza a los dos”, y también reportó seis funcionarios heridos de gravedad.

La muerte del disidente ha generado distintas reacciones como la del ex presidente de Colombia Andrés Pastrana. “¡Paisano @NicolasMaduro, en Venezuela no existe la pena de muerte!”,  escribió en su cuenta en twitter.

[imagewp:442799] Foto Captura

Esto fue conocido por el gobernante venezolano quien fustigó el comentario asegurando que “desde Colombia los financian y estos bichos quieren llenar de violencia nuestro país”, al tiempo que informó que según últimas investigaciones el grupo de Óscar Pérez colocaría explosivos en una embajada en Venezuela y lo encargados de hacerlo “les habían prometido protección, después de poner la bomba, del gobierno colombiano, se iban para Colombia a vivir”.