A bike-taxi and a vintage American car are seen in front of a building decorated with a large Cuban flag, on December 31, 2013, in Havana. A new regulation released by Cuban President Raul Castro will allow Cubans or foreign residents to freely buy new or used cars in government-run stores as of January 3, 2014; after 50 years of automobile sales regulations. AFP PHOTO/ADALBERTO ROQUE

  Las detenciones se producen en medio del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. La opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) denunció que durante julio se registraron al menos 674 detenciones por motivos políticos en la isla, la cifra más alta registrada desde junio de 2014, y 21 casos de agresiones físicas durante los arrestos. El informe sobre represión política que elabora mensualmente esta organización, liderada por el disidente Elizardo Sánchez, da cuenta también de que en julio hubo 71 víctimas de actos de repudio "orquestados por la policía política secreta y elementos parapoliciales". Según la CCDHRN, Cuba es el país del continente donde se registran las cifras más altas de detenciones políticas de corta duración, "en un persistente contexto de violación de todos los derechos civiles y políticos y otros derechos fundamentales". Según el informe, la mayoría de estas detenciones se produjeron contra el grupo disidente Damas de Blanco, que cada domingo acude a la misa y emprende una marcha pacífica por una avenida de La Habana. La comisión también llama la atención sobre un hecho ocurrido en El Salvador los días 20 y 21 de julio, cuando supuestamente el Gobierno de Cuba presionó para tratar de lograr la expulsión de once "pacíficos disidentes cubanos oficialmente invitados por el Gobierno salvadoreño a la Conferencia Interministerial de la Comunidad de Democracias". "No logrando aquel su excluyente propósito gracias a la solidaridad de las fuerzas democráticas de dicho país y de otras regiones que defendieron nuestro derecho a participar en esa conferencia", añaden en el informe. La CCDHRN es el único grupo en la isla que registra y divulga las cifras de estos incidentes en Cuba. El Gobierno cubano, por su parte, considera a los disidentes "contrarrevolucionarios" y "mercenarios".