El guía supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, rompió este martes su silencio sobre la ola de protestas y aseguró que están orquestadas por los "enemigos" del país.

"En los sucesos de los últimos días, los enemigos se han unido y están usando todos sus medios, su dinero, sus armas, sus políticas y sus servicios de seguridad para crear problemas para el régimen islámico", dijo Jamenei en una declaración retransmitida por la televisión oficial.

"El enemigo siempre está buscando una oportunidad y cualquier grieta para infiltrarse y golpear a la nación iraní", añadió.

Un total 21 personas murieron desde el jueves, cuando empezaron en la ciudad de Mashhad las protestas contra las dificultades económicas y el poder, que luego se extendieron por todo el país.

"Lo único que puede detener al enemigo es el espíritu de valentía, de sacrificio y la fe del pueblo", dijo Jamenei durante un encuentro con viudas de guerra y sus familias.

 

Por: AFP