Cargando contenido

Algunos de los uniformados que ahora apoyan a Juan Guaidó expresan inconformismo.

Militares venezolanos
Olga Lucía Cotamo - RCN Radio

Un grupo de oficiales y suboficiales de Guardia, Ejército y Policía consideran que han tomado la mejor decisión de apoyar a quien consideran su único presidente Juan Guaidó, agradeciendo a Colombia y Estados Unidos por su ayuda y con sus respectivas familias.

Otro grupo expresa inconformismo por parte de la Acnur, al considerar que no han tenido contacto con sus familias y temen por la vida de ellos, quienes quedaron en Venezuela.

El capitán de la Guardia venezolana dijo en la visita del senador de EE.UU.: “queremos decirle al mundo entero que es una mentira lo indicado por el presidente Maduro que no pasa nada allá, nuestros seres queridos enfrentan dificultades, sus casas han sido marcadas por los colectivos chavistas".

Nosotros pasamos a Colombia con nuestros fusiles que es medicina, ayuda humanitaria, la sagrada escritura y una rosa blanca como lo realizamos el pasado 23 de febrero cuando usted masacraba al pueblo venezolano, nosotros si estamos con el presidente Guaidó y con los diputados”, dijo el capitán Merchán.

Le puede interesar:  Pide a sus simpatizantes no dudar que se puede lograr la salida de Maduro.

Pero en otro punto de la frontera de Colombia aproximadamente 200 militares venezolanos resguardados en un hotel expresan su inconformismo por las decisiones de la Acnur.

“Nosotros estamos aquí prácticamente encerrados, no sabemos nada de nuestra familia y la Acnur nos dijo que solamente vamos a estar tres o cuatro días y después nos darán 300 mil pesos, una colchoneta y después debemos buscar a donde irnos”, dijo uno de ellos. 

Carlos Palencia, quien trabajó durante años como integrante de la Guardia venezolana dijo a RCN Radio: “nosotros consideramos que nuestro presidente es Juan Guaidó, aceptamos su llamado para formar parte de su tropa, pero nos sentimos abandonados y por tal razón reclamamos sostener una conversación con él”.

Así mismo, indicaron que no les ha faltado nada, ni alimentos ni hospedaje, igualmente buen trato, pero que varios de sus compañeros han salido y temen por sus propias vidas por la presencia de colectivos en la frontera.

Argumentan que se sienten solos, porque hasta el momento no se sabe cuál va ser la directriz a seguir con cada uno de ellos, ante la coyuntura que atraviesan, ya que no pueden regresar a su país.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido