Cargando contenido

Hillary Clinton/ Foto AFP



Hillary Clinton se negó a despedir a un consejero de su campaña presidencial de 2008 acusado de acosar sexualmente a una joven subordinada, que, en cambio, fue reubicada en un nuevo puesto, reveló este viernes The New York Times (NYT).

Según la versión, la entonces gerente de la campaña de Clinton, Patti Solis Doyle, le recomendó a la demócrata despedir a Burns Strider, quien había sido contratado cinco años atrás para la campaña que lideró en 2006 la exprimera dama estadounidense para llegar al Senado.

Pero Clinton, que fue superada en las primarias demócratas de 2008 por Barack Obama, decidió mantener en ese momento en su equipo a Strider, presidente de la organización "American Values Network", quien, de acuerdo con fuentes anónimas del diario, le enviaba a diario lecturas bíblicas.

Strider, que no respondió a un correo enviado por el NYT para pedirle sus comentarios, fue despedido luego de varios meses debido a "problemas en su lugar de trabajo", que incluyeron las denuncias de acoso a una joven asistente, detalló la versión.

La joven, que no fue identificada y que según la publicación tenía 30 años, le dijo a un oficial de la campaña que el exasesor le rozó los hombros de forma inapropiada, la besó en la frente y le envió correos "sugerentes".

La afectada no ha hecho pública su declaración, hecho que el rotativo presume puede estar vinculado a un acuerdo de confidencialidad firmado por los empleados de la campaña.

Tampoco se ha pronunciado al respecto Solis Doyle, mientras que un portavoz de Clinton dio a conocer una declaración de la firma legal que representó la campaña en 2008 en la que aclara que las quejas por mala conducta o abuso se abordaron en un proceso y se tomaron "las medidas adecuadas".

Las denuncias de acoso y abuso sexual han tomado fuerza después de que se divulgaran numerosos señalamientos por parte de exempleadas y reconocidas artistas contra el productor de Hollywood Harvey Weinstein, que derivaron en el movimiento "Me too" que animó a otras víctimas en otros ámbitos a revelar sus experiencias, principalmente a través de las redes sociales.

Tras conocerse las acusaciones contra Weinstein, un importante contribuyente del Partido Demócrata, Clinton se declaró "sorprendida y conmocionada" y subrayó que su comportamiento "no puede ser tolerado".

 

Por: EFE