Después de matarla, el anciano llamó a la Policía para entregarse.

Ancianos
Ingimage

 La Justicia uruguaya dictó hoy 60 días de prisión domiciliaria por un delito de homicidio especialmente agravado para el hombre de 90 años que mató a su esposa de 96 y alegó que lo hizo porque ella se lo había pedido, informaron a Efe fuentes oficiales.

La Fiscalía pidió, según disposiciones legales y por la edad del imputado, una medida preventiva de 120 días de arresto domiciliario, aunque finalmente la jueza Laura Sunari dictó la prisión en esos mismos términos pero por 60 días, detalló el fiscal del caso, Juan Gómez.

La pericia psiquiátrica que se le realizó al anciano arrojó que el hombre comprendió la "naturaleza de los actos cumplidos" y que actuó "bajo conciencia y voluntad", afirmó Gómez.

El pasado lunes el hombre de 90 años asesinó a su esposa de 96 y aseguró luego que lo hizo porque ella se lo pidió.

Según declaró a la Justicia uruguaya, asesinó de un disparo a su esposa debido a que ella le había pedido en más de una oportunidad que terminara con su vida porque no soportaba las dificultades que padecía para caminar.

Una vez consumado el disparo, el hombre llamó a la Policía para entregarse.

El hecho ocurrió en el barrio Villa García, ubicado en el noreste de Montevideo.

El hombre permanecerá 60 días en prisión domiciliaria preventiva mientras transcurre el resto del proceso judicial, a la espera de la condena final. 

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido