Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Enfermero
Imagen de ilustración.
Foto: Ingimage

Cuando Martin Pistorious era bebé gozaba de buena salud, pero cuando cumplió doce años de edad empezó a sufrir dolencias que afectaron su vida diaria.  Un día que parecía normal regresó de su escuela y de un momento a otro cayó en un estado vegetativo.

En su momento los médicos no descifraban qué pasaba con el menor, aunque luego de una rutina de exámenes y análisis concluyeron que padecía del síndrome del enclaustramiento.

Especialistas en el tema señalan que el  síndrome del enclaustramiento es una enfermedad neurológica que se caracteriza por la presencia de una apertura ocular sostenida, cuadriplejía o cuadriparesia, anartria, donde el paciente es consciente de todo aquello que sucede a su alrededor ya que posee sus funciones cognitivas intactas, a pesar de no poder realizar movimientos físicos; algunas personas se logran comunicar moviendo sus ojos. 

"Los médicos dijeron que yo no estaba consciente, pero yo podía verlo y escucharlo todo", dijo Pistorious en entrevista con la BBC.

El hombre sudafricano recuerda que de niño era feliz, callado, siempre activo en alguna actividad. Sin embargo, dicha enfermedad le hizo pasar una mala jugada en su vida y lo obligó a pasar más de 10 años en coma. 

De acuerdo a Martin Pistorious, durante todo este tiempo su mente estuvo "atrapada en un cuerpo inútil".  Transcurrieron unos años y el hombre aprendió a hablar usando un programa informático de simulación de voz y poco a poco fue recuperando movimiento en la parte superior de su cuerpo.

Feliz porque su vida empezaba a tomar un rumbo significativo, a sus 33 años edad conoció a Joanna, una mujer que se convirtió en su esposa. 

"Reajustarme a la vida fue realmente difícil (....) Era maravilloso, pero también algo aterrador y abrumador. Había tantas cosas que no sabía", dijo Pistorious al medio anteriormente mencionado.  

A comienzos de abril se enteró que su esposa estaba esperando un bebé, algo que los dejó sorprendidos e impactados.

"Creo que para mí lo más difícil de ser padre será encontrar maneras eficaces de comunicarme con el bebé" agregó el hombre a la BBC.

Para Martin Pistorious su enfermedad no ha sido impedimento para culminar su licenciatura universitaria. También escribió una autobiografía a la que llamó "Ghost boy", la cual en español significa niño fantasma.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.