Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Informe de HRW denuncia abusos en Venezuela, Colombia, México y Cuba

El grupo "Human Rights Watch" (HRW) denuncia en su informe anual abusos de poder en Venezuela, la "impunidad crónica" por violaciones de derechos humanos en Colombia, un agravado clima de violencia en México, y la represión de la disidencia en Cuba, entre otros problemas en la región.

El informe de 75 páginas dibuja un panorama preocupante sobre la situación de derechos humanos en 2012 en 14 países del continente americano.

Así, el informe de HRW denuncia que desde que el presidente venezolano, Hugo Chávez, llegó al poder hace 14 años, "la acumulación de poder en el Ejecutivo y el deterioro de las garantías de derechos humanos han permitido que el gobierno intimide, censure y enjuicie" a quienes critican al mandatario o se oponen a su agenda.

Chávez y sus partidarios "han abusado de su poder en una gran variedad de casos que han afectado al poder judicial, los medios de comunicación y defensores de los derechos humanos", indica.

El documento también denuncia que las ejecuciones extrajudiciales por parte de agentes de seguridad en Venezuela siguen siendo "una práctica recurrente" y que, según cifras oficiales, 7.998 personas "habrían muerto a manos de miembros de las fuerzas seguridad pública" entre enero de 2000 y los primeros cuatro meses de 2009.

En el caso de Colombia, el informe destaca que los grupos armados irregulares siguieron cometiendo "graves abusos" en 2012

"La impunidad crónica en casos de violaciones de derechos humanos continúa representando un grave problema", advierte HRW, que señala, no obstante, que el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos "ha repudiado públicamente las amenazas y agresiones contra defensores de los derechos humanos".

El informe señala que la aplicación de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, pensada para ayudar a la población de desplazados internos, "ha avanzado lentamente" y muchas personas que han presentado reclamos dentro de esa ley "han sufrido amenazas y ataques".

HRW señala que el diálogo de paz iniciado entre el Gobierno y las FARC en octubre de 2012 es "la primera oportunidad de Colombia en más de una década" para resolver casi 50 años de conflicto armado.

El análisis también destaca que, en el marco de la lucha antinarcóticos y del crimen organizado, las fuerzas de seguridad en México han cometido "numerosas violaciones de derechos humanos, incluidas ejecuciones, desapariciones y torturas", y que "casi ninguno de estos abusos se investiga adecuadamente".

Esa situación "ha exacerbado el clima de violencia e impunidad que prevalece en muchas regiones" en México, advirtió.

criticó que la mayoría de los abusos cometidos por militares siguen siendo juzgados en el fuero militar, "que carece de independencia e imparcialidad".

Por otra parte, consideró que Cuba "sigue siendo el único país de América Latina donde se reprimen casi todas las formas de disenso político" y en 2012 La Habana continuó recurriendo a "detenciones arbitrarias, golpizas, actos de repudio, restricciones de viaje y exilio forzado".

El Gobierno cubano liberó a decenas de presos políticos en 2010 y 2011, "pero aún es común que se condene a disidentes a cumplir penas de uno a cuatro años de prisión mediante juicios a puerta cerrada y sumarios", mientras otros son sometidos a detenciones prolongadas sin acusación alguna, dijo HRW.

El grupo humanitario señaló que aunque Cuba ha eliminado el requisito de obtener un permiso de salida de la isla, las reformas actuales "podrían ser utilizadas por las autoridades para continuar denegando el derecho a viajar a personas críticas del Gobierno".

Estados Unidos no escapó al escrutinio de HRW, que criticó su continua práctica en 2012 de la pena de muerte, la emisión de penas carcelarias con grandes disparidades raciales, un número "histórico" de 396.906 deportados, y las detenciones sin cargos formales en su centro penal en Guantánamo.

El informe también incluye la situación de los derechos humanos en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, y Perú.

Un punto de especial preocupación es la violencia en las cárceles venezolanas, que son de "las más violentas de América Latina", dijo el reporte, divulgado a poco de un motín en la cárcel de Uribana (noroeste) que el viernes pasado dejó 58 muertos.

Los gobiernos de Cuba y de Venezuela descalifican rutinariamente los informes de la organización estadounidense.

Otro país que destacó el informe fue México, donde HRW denunció violaciones de derechos humanos de militares en el contexto de la guerra contra los cárteles de la droga, que quedan sin castigo por la impunidad reinante.

"Casi ninguno de estos abusos se investiga adecuadamente, y esto ha exacerbado el clima de violencia",indicó.

El informe reprodujo cifras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México, que entre 2007 y 2012 recibió 7.350 denuncias de abusos militares.

Defensores de derechos humanos y periodistas siguen siendo blanco de amenazas y agresiones tanto del crimen organizado como de las fuerzas de seguridad, sin que el gobierno les brinde protección adecuada, agregó HRW.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, que asumió en diciembre, ha prometido enfocarse en disminuir la violencia derivada de la lucha entre bandas del crimen organizado y operativos para combatirlas, que dejó 70.000 muertos durante la administración de Felipe Calderón (2006-2012).

En Ecuador, el gobierno de Rafael Correa"ha socavado la libertad de prensa" con persecuciones judiciales contra periodistas y dueños de medios, mientras la independencia judicial se ha visto comprometida por "la injerencia" del Ejecutivo en la designación y destitución de jueces.

En Bolivia, a su vez, el gobierno de Evo Morales usó el año pasado una ley contra expresiones racistas para "perseguir penalmente a medios privados y periodistas".

Los avances "significativos" en los juicios contra militares argentinos que cometieron abusos durante los regímenes militares y las medidas tomadas por Brasil para abordar los crímenes durante la dictadura fueron saludadas como progresos de la región por HRW.

Asimismo, la organización se congratuló por las negociaciones de paz iniciadas el año pasado por el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC como "la primera oportunidad" para acabar con medio siglo de conflicto armado.