Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Hungría endurece medidas contra los migrantes, mientras Europa busca acuerdo de repartición

Foto AFP



Budapest endureció este lunes sus leyes contra los migrantes, autorizando al ejército a emplear armas no letales para contener las llegadas, mientras que los países europeos intentan ponerse de acuerdo sobre un principio de repartición de los refugiados.

Hungría, un país que selló la semana pasada su frontera con Serbia para frenar el flujo de migrantes, aprobó este lunes ampliar los poderes del ejército y la policía para impedir la entrada de personas en su territorio.

Se estima que unos 225.000 migrantes han transitado por el país desde principios de año, que se ha convertido en el punto de entrada de los refugiados que buscan llegar a Europa occidental desde los Balcanes.

La nueva legislación permite aumentar el contingente de soldados y policías desplegados en las fronteras y autoriza, bajo algunas condiciones, que los agentes abran fuego contra los migrantes, a condición de que los tiros no sean mortales.

"Nuestras fronteras están en peligro. Nuestro modo de vida basado en el respeto a la ley está en peligro. Hungría y toda Europa están en peligro", dijo el primer ministro, Viktor Orban, durante el debate.

El grupo internacional de defensa de los derechos humanos Comité de Helsinki criticó la normativa y dijo que "los refugiados que han huido de la guerra y del terrorismo ya han sufrido cargas de la policía y del ejército en sus propios países". 

La nueva legislación, aprobada después de que este mes Hungría catalogara como un crimen con pena de cárcel la entrada ilegal en su territorio, proyecta además la posibilidad de registrar domicilios privados donde se sospeche que hay inmigrantes escondidos.

"Nos están invadiendo. No están golpeando a nuestra puerta, se están tirando encima", había dicho Orban ante el congreso para defender el proyecto, que fue aprobado con 151 voces contra 12, con 27 abstenciones.