Cargando contenido

Las ráfagas de viento superan los 205 kilómetros por hora.

Huracán Michael
AFP

Autoridades en la Florida, EE.UU., informaron que el huracán Michael se elevó a categoría 4 y registra vientos de más de 205 kilómetros por hora lo que representa un riesgo letal para la población en la zona costera.

Según el Centro Nacional de Huracanes sobre las 03:00 a.m., hora local, el fenómeno tocará tierra antes de adentrarse en el sureste de Estados Unidos y seguir luego su camino hacia el Atlántico.

Los meteorólogos advierten además de la peligrosa marejada que podría aumentar el nivel del mar hasta 4 metros en la franja noroeste de Florida, cerca de la frontera con Alabama.

 

Tras el último boletín meteorológico, el gobernador Rick Scott urgió a la población a obedecer las órdenes de evacuación.

"Las decisiones que tú y tu familia tomen en las próximas horas pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte", escribió Scott en Twitter.

Más temprano, el gobernador dijo que Michael podría ser "la tormenta más devastadora que haya afectado Florida en décadas"

Será "la más poderosa en más de cien años" en algunas regiones, advirtieron los servicios de urgencia del estado en Twitter en la noche del martes.

"Es su última oportunidad para prepararse para esta tormenta monstruosa y mortal", había dicho también Scott en una rueda de prensa a media tarde.

A las 3:00, hora local, Michael estaba unos 355 kilómetros al sur de Panama City y se desplazaba hacia el norte a unos 19 km/h.

- Estado de emergencia - 

El martes, el presidente Donald Trump emitió una declaración de estado de emergencia para Florida ante el arribo del huracán, lo que permite liberar medios materiales suplementarios y fondos federales.

Después de Florida, Michael podría tocar "partes de Georgia y, lamentablemente, otra vez Carolina del Norte y del Sur", ya golpeadas por Florence un mes atrás, señaló el presidente.

Florence causó unos 40 muertos y miles de millones de dólares en daños.

La gobernadora del estado vecino de Alabama, Kay Ivey, decretó el estado de urgencia en la tarde del lunes.

Las áreas costeras están bajo órdenes de evacuación obligatoria. En el condado de Bay en particular, donde está Panama City y se espera su impacto directo, éstas afectan a unos 120.000 residentes, dijo el alguacil Tommy Ford.

"Nunca puedes predecir lo que va a pasar, pero no tiene sentido asumir ese riesgo", dijo Dean Allred, un residente de esta pequeña ciudad de 36.000 habitantes, al canal NBC cuando terminaba de comprar suministros. 

- Filas prolongadas -

Los llamados se multiplicaron todo el martes para que los ciudadanos se pusieran a buen resguardo.

"Si usted está en medio de una marejada, no sobrevivirá", dijo Scott, quien desplegó 2.500 guardias nacionales para responder a la amenaza. 

Las autoridades insisten en que, cuando las condiciones sean muy peligrosas, los socorristas no responderán a los llamados de emergencia.

Si los residentes "deciden quedarse, llegará un momento en que no podremos ir a alcanzarlos", dijo el jefe de bomberos de Panama City Beach, Larry Couch. "Cerraremos las operaciones en algún punto y cuando lo hagamos, estarán por su cuenta".

Los residentes compraban provisiones este martes, las filas en las estaciones de gasolina eran prolongadas y algunos aún recogían sacos de arena para proteger las viviendas.

Danny Hess, un empleado de una estación de gasolina de Panama City, dijo al noticiero local de WJHG que se estaba quedando sin combustible. "Desde las 6 de la mañana hemos estado llenos".

El Partido Demócrata entabló una demanda para exigir al gobierno que prolongue una semana el plazo para registrarse para votar, que terminaba este martes.

La autoridad electoral de Florida había ordenado poco antes a las oficinas locales aceptar nuevos registros de votantes hasta un día después de que reabran tras la emergencia.

El año pasado, una serie de huracanes catastróficos azotó el Atlántico occidental. Los más arrasadores fueron Harvey en Texas, Irma en el Caribe y Florida, y María, que azotó el Caribe y dejó casi 3.000 muertos en el territorio estadounidense de Puerto Rico.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido