Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Identificación de otro de 43 jóvenes desaparecidos aviva el debate en México

Protestas por los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos. / Foto: AFP


La identificación de Jhosivani Guerrero, uno de los 43 estudiantes desaparecidos hace un año en Iguala, entre los restos hallados en Cocula ha avivado el debate entre el Gobierno mexicano y los familiares de las víctimas, que ponen en duda los resultados.

La Fiscalía informó el miércoles que el análisis de ADN realizado por la Universidad de Innsbruck (Austria) ofrecía "indicios" de que uno de los restos correspondía a uno los 43 jóvenes presuntamente quemados en el basurero de Cocula, aledaño a Iguala, por miembros del cártel Guerreros Unidos.

El Instituto de Medicina Forense de esta universidad austríaca confirmó en un comunicado la presencia de restos de Jhosivani, de 19 años, entre las 17 muestras tomadas de una bolsa con cenizas encontrada en el río San Juan, cerca al basurero de Cocula.

Se trataría del segundo joven identificado después de que en diciembre confirmaran que uno de los restos pertenecían a Alexander Mora, "utilizando la tecnología del ADN convencional", detalló el Instituto de Innsbruck en un boletín titulado "Exitosos análisis de ADN en restos de desaparecidos mexicanos".

Con una nueva tecnología llamada Primer Extensión Captura Masiva Paralelamente de Secuencia (PEC MPS) lograron "perfiles de ADN" para cada una de las muestras y en una de ellas los restos coincidieron con el ADN "de la familia" de otros de los desaparecidos, Jhosivani Guerrero, indicó el comunicado.

No obstante, los familiares de los estudiantes cuestionan estos resultados, alegando que falta "certeza" para asegurar que se trata del joven porque los "resultados son muy bajos", dijo a Radio Fórmula el vocero de los padres, Felipe de la Cruz.

Ello se debe a que el informe de Innsbruck arroja 72 puntos de coincidencia genética entre los supuestos restos de Jhosivani y el ADN de su madre, mientras que en el caso de Alexander fueron 1.201 puntos que encajaron con muestras genéticas tomadas a sus padres y a sus dos hermanos.

La polémica gira también en torno a que la titular de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía), Arely Gómez, habló ayer de "indicios" y de una "evidencia moderada" sobre la similitud de los restos analizados con el ADN de la madre de Jhosivani.

"Moderado es la palabra que utiliza Innsbruck para decirnos que hay una positividad (...) No lo damos como totalmente positivo y por ello damos el término de indicio", resumió en Imagen Radio la coordinadora general de Servicios Periciales de la PGR, Sara Mónica Medina.

Remarcó que la nueva técnica es "confiable" y prueba de ello es que se reconfirmó la identidad de Alexander Mora entre los restos examinados.

Según la versión oficial del Gobierno, los 43 jóvenes fueron detenidos por policías corruptos y entregados a miembros del cártel Guerreros Unidos, quienes los asesinaron y quemaron en el basurero al creer que eran miembros del cártel rival Los Rojos.

En un informe presentado a principios de este mes, expertos de la la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) concluyeron que no hay evidencias que permitan asegurar que los jóvenes fueron quemados en ese lugar.

Dicha investigación, que abrió también una nueva hipótesis sobre el móvil del ataque contra los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que involucra la toma involuntaria de un autobús con droga, enardece el discurso de unos padres convencidos de que sus hijos siguen con vida.

"Lo que dijo la procuradora son puros trucos. Están preparados para salir con cualquier informe", declaró este jueves el padre de Alexander Mora, Ezequiel Mora.

Recordó que el equipo de argentinos forenses que trabaja en el caso afirmó hace meses que cuando llegó a la vera del río San Juan la bolsa de donde fue extraída la muestra que permitió la identificación de su hijo ya estaba abierta.

"Sabemos que los jóvenes están vivos. Los tienen secuestrados en distintas partes", aseveró Mora.

A unos días del primer aniversario del ataque contra los jóvenes perpetrado por policías y su posterior desaparición, las fuerzas de seguridad detuvieron a Gildardo López Astudillo, alias el "Gil" y miembro de Guerreros Unidos que jugó un papel clave en lo ocurrido esa noche, confirmó hoy a Efe una fuente oficiales.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, se reunirá el próximo jueves con los familiares de los estudiantes y el grupo de expertos de la CIDH con el afán de "sumar esfuerzos" y "alcanzar la verdad y la justicia", según la Secretaría de Gobernación.




Foto: EFE