Cargando contenido

La Cámara de Diputados aprobó un proyecto para obligar a sacerdotes a denunciar abusos contra menores.

Iglesia católica de Chile
AFP

La Iglesia Católica de Chile reafirmó este viernes su rechazo a que las leyes del Estado chileno eliminen la inviolabilidad del secreto de confesión, pese a que pueda suponer mantener ocultos nuevos casos de abusos sexuales en el seno clerical.

El respaldo de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh) a mantener en secreto este sacramento, se expresó después de que la Cámara de Diputados aprobara la semana pasada un proyecto de ley para obligar a sacerdotes y religiosos a denunciar ante la Fiscalía los abusos contra menores que lleguen a su conocimiento, incluido en el acto de confesión.

La medida, que ahora se discutirá en el Senado, busca modificar el Código Procesal Penal y contempla también endurecer las penas en caso de omisión.

"El sigilo sacramental es inviolable, como inviolable es la conciencia de quienes acuden a confesar sus pecados para, arrepentidos, disponerse a repararlos asistidos por la gracia de Dios", señala la declaración emitida por la CECh al término de su asamblea, que tuvo lugar durante toda esta semana en la ciudad de Punta de Tralca, en la costa central de Chile.

Lea además: Ellos son los doce curas colombianos señalados de abusos

La Iglesia chilena mostró también su rechazo a la posibilidad de que se legisle en el país suramericano el derecho a la eutanasia y la muerte asistida, después de que la semana pasada la comisión de Salud de la Cámara de Diputados aprobara un proyecto de ley para regularlo.

"Para la Iglesia tanto la eutanasia como el encarnizamiento terapéutico no respetan la dignidad de la persona humana. Todos tenemos la experiencia de que la vida es un don. Por eso nadie es dueño de negarla ni de arrebatarla", expresó la CECh.

En ese sentido, la congregación episcopal indicó que el papa Francisco apoya a los clérigos en la defensa "con mucha fuerza" de los "hermanos y hermanas que la sociedad considera descartables".

Asimismo, señaló que desde el seno clerical esperan que sobre esta materia "haya un amplio debate nacional" en el que sean reconocidas todas las opiniones.

Sobre los abusos ocurridos en el seno de la Iglesia, la CECh dijo que la continuidad de nuevos casos denunciados desde hace años "renueva" su compromiso para seguir escuchando y acogiendo a las víctimas y sobrevivientes para "aprender de ellos y de sus vidas".

En ese sentido, la CECh detalló que han avanzado en el proceso de discernimiento iniciado el año pasado para entender la crisis en el seno católico del país sudamericano y asumir una renovación.

Lea también: Benedicto XVI atribuye los escándalos de pederastia a la cultura de los años 60

La Fiscalía Nacional de Chile informó esta semana que actualmente existen 166 causas abiertas por abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica chilena, con 131 personas investigadas y 221 víctimas implicadas, de las que 131 eran menores en el momento en el que ocurrieron los hechos.

La Conferencia Episcopal de Chile publicó en agosto pasado una lista con los nombres de 42 sacerdotes y un diácono condenados por la Justicia civil o la canónica por abusos sexuales a menores.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido