Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Cocaína incautada
Cocaína incautada
Foto: Policía

La Policía española ha detenido a diez personas de una red de narcotraficantes y se ha incautado de 1.300 kilos de cocaína tras una larga investigación, en la que también participó la Fiscalía de Colombia y la agencia antidroga DEA de Estados Unidos.

Los detenidos, que tienen numerosos antecedentes por delitos graves, traficaban en Galicia (noroeste), Madrid y Alicante (este), informó la Policía en un comunicado. En la operación se intervinieron 550.000 euros, diez automóviles de lujo y 20 teléfonos.

Le puede interesar: Procuraduría designó investigadores por denuncias de corrupción en la Policía 

La investigación, que comenzó en junio del pasado año, permitió detener a cinco sospechosos en Marín (provincia gallega de Pontevedra) cuando entraban en un almacén para cargar la cocaína, procedente de Colombia, en 25 bolsas negras en el interior de vehículos de alta gama.

En Madrid, fueron detenidos los otros cinco cuando transportaban el dinero procedente del intercambio oculto en otro vehículo.

Lea también: Cinco personas apuñaladas en celebración de fiesta judía en EE.UU.

Los detenidos, todos españoles, formaban un grupo "muy consolidado y profesionalizado", que actuaba de forma conjunta desde hacía varios años. Todos eran peligrosos delincuentes, conductores muy experimentados y actuaban con importantes medidas de seguridad, según las fuerzas del orden.

Acumulan numerosos antecedentes delictivos (alguno de ellos más de 50), incluso por homicidio, robo con fuerza, blanqueo de capitales, atentado a la autoridad, falsedad documental o contra la seguridad del tráfico.

Su trabajo consistían en recibir y distribuir la droga que entraba desde Colombia, como en este caso.

Vea también: El desafío que estalla las redes sociales ¿Cuántos números ve en la imagen?

La Policía detectó que los narcotraficantes se reunían en Madrid, donde estaban asentados algunos de ellos, y el resto regresaba luego a gran velocidad a Alicante o Galicia. Después de uno de esos encuentros, se alojaron en un hotel que eligieron como base de operaciones.

Uno de los registros policiales se efectuó en ese alojamiento, y el otro se llevo a cabo en un taller de compraventa de vehículos que les facilitaba los coches de gran cilindrada.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.