Cargando contenido

El fármaco Depakine habría causado malformaciones en fetos.

Vacunas coronavirus
AFP

El grupo farmacéutico Sanofi indicó este lunes que ha sido imputado por la justicia francesa por homicidios involuntarios en relación con uno de sus medicamentos utilizados contra la epilepsia, la Depakine, al que se responsabiliza de haber causado malformaciones en fetos. 

En una breve declaración, Sanofi anunció que ha recurrido esa inculpación ante la sala de instrucción del Tribunal Judicial de París ya que la considera injustificada, e insistió en que de todas formas eso tampoco prejuzga sobre su responsabilidad.

Se trata de la segunda imputación de Sanofi por la Depakine, ya que en febrero también había sido acusada por engaño agravado y heridas involuntarias. Este último procedimiento tiene que ver con la muerte de tres niños cuyas madres utilizaron el fármaco durante el embarazo. 

Le puede interesar: OMS afirma que "quizás nunca haya una solución" para el coronavirus 

Para la asociación de ayuda de padres de niños que sufren el síndrome del anticonvulsivo, Apesac, que reúne a 4.000 personas que se consideran damnificadas, supone "una gran victoria". Apesac denuncia ahora el caso de 14 madres que tomaron la Depakine durante el embarazo.

La asociación consideró en un comunicado que es "una señal fuerte" del juez instructor ante la "actitud innoble" de Sanofi hacia las víctimas. Además, reclamó que "estos criminales de cuello blanco asuman sus responsabilidades" para que los niños puedan recibir un tratamiento adecuado. 

La Depakine, un antiepiléptico que utiliza como principio activo el valproato de sodio, se comenzó a comercializar en 1967, pero también la venden otras marcas genéricas y suele prescribirse a personas con trastornos bipolares. 

Lea también: Empieza el desmontaje del gran órgano de Notre Dame para su restauración

Hoy se sabe que en caso de ser administrado a una mujer embarazada, hay un riesgo elevado de consecuencias para el feto.

La justicia francesa ya había reconocido en julio la responsabilidad del Estado francés, de Sanofi y de médicos por los efectos devastadores de la Depakine y los condenó a indemnizar a familias de niños discapacitados.

Fuente

EFE y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido