Cargando contenido

El presidente ecuatoriano abrió el martes la puerta del diálogo con la mediación de la ONU y la Iglesia católica.

Indígenas de la Amazonía en Sínodo del Vaticano
Indígenas de la Amazonía en Sínodo del Vaticano.
AFP

El representante de la Organización Regional de los Pueblos Indígenas de Amazonas, COICA, Gregorio Mirabal, pidió este miércoles desde el Vaticano que "pare la violencia y se abra el diálogo" en Ecuador.

Lea aquí: Toque de queda en Ecuador por crisis social, política y económica

"No queremos sangre. Hacemos un llamado al presidente Lenín Moreno para que pare la violencia y abra el diálogo", aseguró Mirabal, invitado especial al sínodo de obispos dedicado a la Amazonía que se abrió el domingo.

Al sínodo asisten más de 200 prelados entre obispos y cardenales, así como numerosos religiosos e indígenas provenientes de la Amazonia, amenazada por incendios, devastación y miseria.

Mirabal, coordinador general de la COICA, cuya sede central se encuentra en Ecuador, intervendrá este miércoles ante la plenaria y pedirá al papa Francisco que intervenga ante el mandatario ecuatoriano. "Es que a nosotros no nos escucha. Creo que al papa sí", comentó.

Los indígenas de Ecuador se preparan este miércoles a una movilización que busca coronar una semana de disturbios y protestas contra el alza del precio de los combustibles.

"Tememos que el ejército dispare. Tiene orden de disparar", aseguró Mirabal, líder del pueblo Kurripaco de Venezuela y desde hace un año coordinador general de COICA, fundada en 1984 y que agrupa a indígenas de los nueve países de la cuenca amazónica.

El presidente ecuatoriano abrió el martes la puerta del diálogo con la mediación de la ONU y la Iglesia católica, pero la jornada concluyó con un breve asalto a la desocupada sede del Parlamento cuyas actividades habían sido suspendidas desde temprano. 

"Este va a ser el cuarto presidente que vamos a sacar de Ecuador si no busca el diálogo y levanta las medidas", sostiene Mirabal, quien critica sobre todo la política petrolera del gobierno.

Moreno sigue la crisis desde Guayaquil, adonde trasladó  la sede del gobierno el lunes ante el acoso de los indígenas que iban llegando a Quito desde el interior.

En siete días de manifestaciones ha habido al menos un muerto, 73 heridos (incluidos 55 uniformados) y unos 600 detenidos.

Le puede interesar: Rafael Correa, ¿de regreso a la presidencia de Ecuador?

Las protestas han alcanzado a la industria petrolera. Varios pozos en la Amazonía han sido ocupados por manifestantes, lo que generó una caída del 31% de la producción ecuatoriana, estimada en 531.000 barriles por día.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido