Exdictador guatemalteco Efraín Ríos Montt. / Foto: AFP

Informes médicos y psiquiátricos determinaron el martes que el exdictador guatemalteco Efraín Ríos Montt, procesado por genocidio, padece demencia vascular, un diagnóstico que podría librarlo de enfrentar un nuevo juicio por la matanza de indígenas durante su régimen. 


"Se llega a la conclusión que el paciente (Ríos Montt) presenta demencia vascular mixta", señaló el médico Walter Rinze, experto del Hospital Nacional de Salud Mental Federico Mora, al presentar su informe de los exámenes practicados al militar ante el Tribunal B de Mayor Riesgo, a cargo del caso.


Ríos Montt, ausente en la audiencia debido a sus padecimientos de salud, fue evaluado del 4 al 11 de agosto en un hospital privado en la periferia sur capitalina por especialistas de varias instituciones que rindieron sus opiniones, en las que coincidieron en el estado de demencia.


Este martes se presentaron tres informes separados de su condición física y mental, uno por cada equipo de evaluadores.


Sus conclusiones servirán para que el tribunal decida si lo somete a un nuevo juicio por la matanza de 1.771 indígenas mayas ixiles del norte de Guatemala durante su régimen, entre 1982 y 1983, considerado el más sangriento de la guerra civil (1960-1996).


Según Rinze, la demencia que padece está asociada a problemas cardíacos que provocaron pequeños coágulos que dañaron la corteza cerebral.


Esa condición hace que el exdictador, de 89 años, tenga momentos lúcidos y otros espacios de trastornos, incluso alucinaciones, precisó el médico durante la audiencia que se desarrolla en el Palacio de Justicia de la capital.


"Dicha condición mental del evaluado es de carácter crónico, progresivo e incurable, por lo mismo es una condición discapacitante", declaró por su lado Karen Peña, psiquiatra del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), al presentar sus conclusiones.


Mientras que Edgar Rodríguez, médico del Hospital Nacional San Juan de Dios, en sus apreciaciones explicó que el exdictador padece de "hipertensión arterial no controlada, aneurisma cerebral y arritmia cardíaca".


Los informes confirmaron los padecimientos que enfrenta Ríos Montt en la columna vertebral, afecciones auditivas y visuales.


"Él es un enfermo mental", declaró por su lado el perito mexicano Jorge de la Peña, quien participó en las evaluaciones a solicitud de los querellantes.


Jaime Hernández, abogado de Ríos Montt, consultó en varias ocasiones a los expertos si su cliente dispone de sus facultades mentales para enfrentar un juicio por genocidio, pero la jueza María Eugenia Castellanos, presidenta del tribunal, indicó que no les correspondía emitir esa opinión.


Tras escuchar los informes, se prevé que los jueces decidan este martes sobre el futuro legal de Ríos Montt.


Los peritajes se realizaron luego de que la Fiscalía refutara un informe del Instituto Nacional de Ciencias Forenses que en julio dictaminó que Ríos Montt no es mentalmente capaz de enfrentar procesos judiciales.


Según la parte acusadora, ese estudio no cumplió los protocolos para hacer la evaluación y se habría efectuado cuando el militar estaba sedado por fuertes medicamentos.


Ríos Montt y su exjefe de inteligencia militar, José Rodríguez, enfrentan cargos por la matanza de indígenas.


El exdictador debe comparecer ante la justicia luego de que la Corte de Constitucionalidad, la máxima instancia legal del país, anulara una sentencia a 80 años de prisión por genocidio dictada el 10 de mayo de 2013 alegando errores procesales, por lo que ordenó realizar nuevamente el juicio.



Por: AFP