Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

limorales
Irlanda.
AFP.

Los irlandeses deberán quedarse de nuevo en sus casas a partir de hoy en la noche, en el primer reconfinamiento total de un país europeo por la segunda ola de la pandemia que castiga con fuerza al continente y obliga a multiplicar las restricciones.

"Es devastador tener que sufrir un nuevo reconfinamiento (...) Durante este periodo, el más agitado antes de las Navidades", lamentaba John Farrington, un trabajador de una tienda de joyas antiguas.

 Los cinco millones de irlandeses deberán permanecer en sus casas a partir de mañana y solo podrán desplazarse en un radio de 5 km de sus domicilios para trabajar o hacer ejercicio.

Puede leer: Mujer abandonó en un hospital a su hija tras dar positivo en coronavirus

Los comercios no esenciales tendrán que cerrar durante seis semanas y los bares y restaurantes solamente podrán servir comida para llevar.

Sin embargo, las escuelas y las guarderías permanecerán abiertas, a diferencia del confinamiento durante la primera cuarentena.

"Si batallamos juntos en las próximas seis semanas, tendremos la posibilidad de celebrar correctamente las navidades", aseguró el primer ministro, Micheal Martin.

La pandemia del coronavirus ha causado al menos 1.865 muertos en Irlanda, según las cifras oficiales.

En el Reino Unido y Gales, donde viven tres millones de personas, también iniciará un confinamiento de dos semanas el viernes, la medida más dura en el país para luchar contra la pandemia.

Le puede interesar: Murió uno de los voluntarios de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca

Las restricciones aumentan en prácticamente todos los países de Europa. República Checa también anunció un confinamiento parcial de la población y en Francia ya está en vigor un toque de queda en París y otras regiones especialmente afectadas por un alto número de contagios.

De acuerdo con un proyecto de ley presentado en el consejo de ministros, el gobierno francés desea aplicar restricciones en los desplazamientos, reuniones y funcionamiento de establecimientos hasta abril de 2021.

En Italia, uno de los países más golpeados al inicio de la pandemia, se aplicarán toques de queda sectorizados durante tres semanas.

En América Latina, la región más enlutada con más de 383.000 fallecidos y 10,6 millones de contagios, Argentina superó el millón de casos pese a las restricciones impuestas por el gobierno hace siete meses. Los fallecidos superan ya los 26.000.

En Brasil, especialmente castigado por la pandemia con casi 155.000 decesos y 5,2 millones de casos, el ministro de Salud , Eduardo Pazuello, afirmó que el país añadirá la vacuna china CoronaVac a su programa nacional de inmunización, pese a la disputa política y económica sobre su uso.

Está vacuna se sumará a la que desarrolla la Universidad de Oxford y la empresa farmacéutica AstraZeneca. El presidente Jair Bolsonaro, se había referido a la CoronaVac como la vacuna "de ese otro país" y se resistió a usarla. 

En Estados Unidos que acumula más de 220.000 muertos y 8,2 millones de casos, el coronavirus impregna la recta final de la campaña de las elecciones del 3 de noviembre.

El martes, la primera dama, Melania Trump, quien sufrió de covid-19 a principios de mes al igual que su esposo, canceló una rara aparición en un mitin en Pensilvania, debido a una "tos persistente", dijo una portavoz.

Mascarillas que traducen y miden la fiebre 

La demanda mundial de mascarillas provocada por el coronavirus está dando lugar a innovaciones tecnológicas sin precedentes para convertir a estos métodos de protección en traductores o en medidores de la presión arterial.

En Japón, la start-up Donut Robotics ha creado una mascarilla que transmite las palabras vía bluetooth, para ayudar a los usuarios a mantener la distancia física y también sirve para traducir en varias lenguas.

En Singapur, una mascarilla equipada con sensores mide la temperatura corporal, el ritmo cardíaco o la presión sanguínea.

Paralelamente, en India se ha desarrollado un test rápido, fiable y barato, para detectar el coronavirus que se parece mucho a una prueba de embarazo.

Dicho test utiliza la técnica de las "tijeras moleculares" CRISPR-Cas9, creada la genetista francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer Doudna, que acaban de ser galardonadas con el premio Nobel de Química.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.