Cargando contenido

Benjamin Netanyahu espera reelegirse por quinta vez con la promesa de colonizar la mayoría de asentamientos.

Segundas elecciones en Israel
Primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, votando con su esposa Sarah.
AFP

Los colegios electorales abrieron sus puertas hoy en Israel en la segunda cita de elecciones generales en el país en cinco meses después de que el pasado 9 de abril no se lograra formar un gobierno.

Lea aquí: Más de 20 muertos deja atentado en mitin del presidente afgano

El primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, se juega su reelección y un quinto mandato (cuarto consecutivo), tras convertirse el pasado julio en el jefe del gobierno más longevo en el cargo.

El hecho de que se repitan los comicios hace prever a los expertos una participación más baja que el 67,9% que se alcanzó en abril, lo que podría afectar los resultados.

Están llamados a votar 6.395.396 israelíes, que acudirán a más de 11.000 urnas hasta las diez de la noche, cuando se cerrarán los centros y dará comienzo el recuento, que en la pasada cita se prolongó durante toda la noche y parte de la jornada siguiente.

Concurren 31 listas y se espera que los 120 escaños queden repartidos entre nueve o diez de ellas, con las dos más votadas obteniendo alrededor de una treintena de asientos, lo que obligará a pactos con varias formaciones.

Las encuestas de intención de voto no dan una clara mayoría suficiente para formar Ejecutivo a ninguno de los dos grandes bloques de partidos, el de derecha, extrema derecha y religiosos y el de centro e izquierda.

Setenta estaciones de voto operaron anticipadamente para permitir votar a los miembros del Ejército que no podrán hacerlo hoy, y más de 650 fueron instaladas en bases militares, entre ellas, decenas que irán cambiando de lugar a puestos de control, entrenamiento y otros puntos.

-Netanyahu, un "mago" que confía en permanecer en el poder

Benjamin Netanyahu, de 69 años -de los cuales 13 al frente del gobierno-, es de todos los primeros ministros de Israel el único nacido tras la creación en mayo de 1948 del Estado.

Sus éxitos diplomáticos, su imagen de mejor garante de la seguridad de un país enfrentado a múltiples amenazas y el crecimiento económico dejaron durante muchos años poco espacio a sus rivales.

Sin embargo, este martes los sondeos prevén una elección reñida frente al general Benny Gantz, ex jefe de estado mayor, líder de una lista de centroderecha, que le reprocha su "adicción a los placeres del poder".

En los últimos años, Netanyahu designó a Irán como el nuevo "Amalek", el enemigo mortal, de Israel, lo que le permitió desarrollar nuevas relaciones con los países árabes, en particular Arabia Saudita.

Se atribuye además el acceso de Israel al estatuto de potencia tecnológica mundial que sirve de "modelo para el resto del mundo". 

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos dio un nuevo impulso a las ambiciones de Netanyahu que en la campaña exhibe como trofeos personales el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén y el reconocimiento de la anexión del Golán por parte de Washington.

Sus adversarios lo acusan de ser un autócrata, ávido de poder, amigo de la mentira, que nunca quiso la paz con los palestinos y cuyo discurso antiárabe socava los fundamentos de la democracia israelí.

Casado y con tres hijos, Netanyahu está implicado en presuntos casos de corrupción, fraude y abuso de confianza en casos de donaciones de parte de empresarios millonarios. El primer ministro, que será interrogado el mes próximo por la justicia, denuncia una "caza de brujas".

-Gantz, un general que sueña con ser primer ministro

El general Benny Gantz, exjefe del Estado Mayor israelí, es el principal rival de Benjamín Netanyahu en las legislativas de este martes, en las que quiere encarnar la lucha contra la "corrupción".

Antes de lanzarse en la batalla electoral israelí en diciembre, este exparacaidista de 59 años era novato en política. Pero formó un nuevo partido centrista, "Kahol Lavan" en hebreo, "Azul-blanco" en español, los colores de la bandera israelí.

Desde hace meses ya se especulaba con que sería un rival peligroso para Netanyahu por el aura de prestigio que rodea su trayectoria militar y su papel como jefe militar.

Le puede interesar: Atentado a petroleras en Arabia: ¿Qué impacto tendrá en la economía internacional?

En las pasadas legislativas de abril, Gantz, que congregó los votos anti-Netanyahu, terminó empatado con el Likud del primer ministro. Pero como éste no logró formar una coalición de gobierno, se convocaron nuevas elecciones, a las que Gantz ha vuelto, más aguerrido.

Su mensaje es claro: el objetivo es expulsar del poder a Netanyahu, al que acusa de poner en peligro las instituciones del país. Gantz propone a los israelíes mano dura para defender al país y una visión más liberal en temas sociales y religiosos.

Fuente

EFE Y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido