Cargando contenido

El acuerdo del Brexit establece una clausula que busca evitar el regreso a una frontera física entre las dos Irlandas.

Boris Johnson, primer ministro británico
Boris Johnson, primer ministro británico
AFP

El  primer ministro británico Boris Johnson afirmó este martes a su homólogo irlandés Leo Varadkar que su gobierno "nunca" restablecerá controles físicos en la frontera con Irlanda tras el Brexit, indicó Downing Street en un comunicado.

Johnson declaró que su gobierno se compromete a "nunca poner controles físicos o infraestructuras físicas en la frontera" entre la provincia británica de Irlanda del Norte e Irlanda, incluso en el caso de salida sin acuerdo del Reino Unido de la Unión Europea (UE), el 31 de octubre.

Estas afirmaciones del primer ministro tuvieron lugar durante una conversación telefónica con Varadkar, precisó Downing Street.

Lea aquí: La UE debe renegociar el acuerdo del Brexit: Boris Johnson

El nuevo líder conservador también repitió que quería un acuerdo de salida con la UE pero sin la "salvaguarda" irlandesa (o "backstop"), un último recurso destinado precisamente a evitar el regreso a una frontera física en la isla de Irlanda, donde los 500 km que separan el Norte de la República irlandesa se convertirían en la única frontera terrestre entre la UE y el Reino Unido. 

Pero Varadkar le señaló que el 'backstop' es "necesario y consecuencia de la decisión tomada por el Reino Unido" de abandonar la UE, según un comunicado de sus servicios. 

El líder irlandés subrayó que la UE está "unida en su rechazo a revisar el Acuerdo de retirada" concluido con la exprimera ministra británica, Theresa May, en noviembre. 

"Algunas soluciones alternativas podrían reemplazar al 'backstop' en el futuro (...) pero queda aún por identificarlas y demostrar que son satisfactorias", añadió.

Según el Acuerdo de retirada, el "backstop" entraría en vigor tras un periodo de transición si no se encuentra ninguna otra solución antes de mediados de 2020 entre Londres y Bruselas. 

Este mecanismo consiste en crear un "territorio aduanero único", que comprenda a la UE y al Reino Unido, en el que no haya cuotas ni aranceles aduaneros para los bienes industriales y agrícolas. 

Le puede interesar: Boris Johnson premiará a las regiones que votaron por el brexit

Irlanda del Norte además se mantendría alineada con un número limitado de reglas del mercado único europeo, por ejemplo en lo que concierne a las normas sanitarias en los controles veterinarios. 

Esta solución, no obstante, resulta intolerable para algunos 'Brexiters' y el aliado de los conservadores norirlandés en el Parlamento, el pequeño partido DUP, que consideran que esto pondría en peligro la integridad del Reino Unido y de su mercado.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido