Kuczynski defendió su decisión indultar a Fujimori, lo cual significó "tragarse algunos sapos".

Pedro Pablo Kuczynski.
Pedro Pablo Kuczynski.
AFP

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, descartó este lunes renunciar luego de que dos partidos de izquierda anunciaran pedidos de destitución en el Congreso por haber indultado al exgobernante Alberto Fujimori.

"No renunciaré a la presidencia del Perú por una presión paroxística, mediática, sin fundamento alguno, porque tenemos que ver cuáles serían las consecuencias de hacer eso. No serían buenas", dijo Kuczynski, quien sobrevivió el 21 de diciembre a una moción de destitución en el Congreso.

"No es una cuestión personal, es una cuestión institucional, me eligieron por cinco años y los completaré", afirmó el mandatario de centroderecha en un discurso al inaugurar un Encuentro de Integración Iberoamericana y la Alianza del Pacífico.

"Yo me voy a defender panza arriba contra los editoriales, contra todos los que escriben y dicen que debo renunciar", agregó Kuczynski, de 79 años, quien recibió críticas dentro y fuera de Perú por haber indultado en diciembre a Fujimori (1990-2000), quien cumplía una condena de 25 años de prisión por crímenes contra la humanidad.

Los movimientos izquierdistas Frente Amplio y Nuevo Perú anunciaron por separado el 1 de febrero pedidos de destitución en el Congreso contra Kuczynski por irregularidades en el indulto y por presuntos lazos de corrupción con la cuestionada constructora brasileña Odebrecht y otras empresas.

Parece poco probable que esta nueva moción de destituir al mandatario prospere en el Congreso, debido a que los dos partidos que la impulsan son minoritarios y el fujimorismo, a pesar de divisiones internas, ha recibido con beneplácito el indulto.

El presidente se salvó en diciembre por divisiones en la oposición del pedido de "vacancia" presidencial que impulsaba el Frente Amplio y el partido fujimorista Fuerza Popular, mayor fuerza política del país, que dirige Keiko Fujimori, hija del exgobernante. 

Kuczynski era acusado de haber mentido sobre asesorías de empresas ligadas a él a Odebrecht, la constructora envuelta en el pago de sobornos a funcionarios de gobiernos de la región. 

Las abstenciones de 10 legisladores fujimoristas, entre ellos Kenji Fujimori, hijo del exmandatario, hicieron fracasar el intento de destitución, acción que habría sido recompensada tres días después con el indulto al exgobernante.

Kuczynski defendió este lunes su decisión indultar a Fujimori, lo cual significó "tragarse algunos sapos", según dijo.

El mandatario peruano decretó el indulto alegando problemas de salud de Fujimori, de 79 años.

La liberación del exgobernante ha profundizado las divisiones en el fujimorismo entre los hermanos Keiko y Kenji. Este último ha mantenido una línea conciliadora ante Kuczynski.   

 

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido