El presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski designa este martes un nuevo gabinete ministerial, con el que intentará superar la crisis desatada por el polémico indulto al exgobernante Alberto Fujimori y por mentir sobre sus lazos con la empresa brasileña Odebrecht.

Hacía dos semanas que Kuczynski, un empresario de centro-derecha de 79 años, había prometido nombrar un gabinete de "reconciliación", en medio de las renuncias de dos ministros por el perdón que otorgó en la víspera de Navidad a Fujimori (1990-2000), quien cumplía una condena de 25 años de prisión por violación de derechos humanos y corrupción.

Se desconoce cuántos cambios habrá en el gabinete de 19 miembros, pero al menos habrá dos rostros nuevos, en Defensa y Cultura, tras las renuncias de Jorge Nieto y Salvador del Solar, respectivamente, en rechazo al indulto.

El analista político Luis Benavente dijo que las posibilidades de que el nuevo gabinete supere la crisis "no son muchas".

"Lo que pasa es que la situación es muy crítica y las expectativas son muy grandes. El gobierno ha cometido errores de poner un nombre tan expectante como 'gabinete de la reconciliación'", declaró Benavente.

"El país está en una etapa del enfrentamiento que no ha concluido. Está en pleno enfrentamiento, entonces ni éste, ni ningún gabinete va poder reconciliar al país que está muy enfrentado. Un gabinete nuevo no va reducir la inestabilidad política", agregó.

Organizaciones sindicales y sociales convocaron a una jornada de protesta nacional para este jueves en rechazo al indulto, mientras las familias de las víctimas de Fujimori preparan los argumentos que llevarán a la audiencia del 2 de febrero ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en busca de anular el indulto.

Fujimori, de 79 años, quien permanece en una residencia alquilada en un condominio del este de Lima, rompió su silencio el fin de semana al publicar mensajes en Twitter diciendo que “anhela un Perú sin rencores”, acción interpretada como la antesala de su regreso a la política.

Este mensaje sintoniza con un llamado a la "reconciliación" entre fujimoristas y antifujimoristas que hizo Kuczynski el 25 de diciembre.

Como Kuczynski habría otorgado el indulto a cambio del apoyo de un sector del fujimorismo para evitar ser destituido por el Congreso, se especula que en el nuevo gabinete podrían figurar ministros afines a esa corriente política opositora.

"Kuczynski tomará juramento a los nuevos ministros que formarán parte del Gabinete Ministerial" en una ceremonia que se efectuará en el Salón Dorado del palacio de gobierno a las 16h00 locales, informó este martes en la mañana la Secretaría de Prensa de la Presidencia en un comunicado.

Los nombres de los nuevos miembros del gabinete no han sido divulgados por el gobierno.

Entendimiento con sector fujimorista


Los problemas del mandatario se desataron a mediados de diciembre, cuando la propia Odebrecht reveló que le había pagado casi cinco millones de dólares a empresas ligadas a Kuczynski mientras era ministro del entonces presidente Alejandro Toledo (2001-2006)

Hasta entonces Kuczynski había negado todo lazo con la cuestionada empresa brasileña, que después de decidir cooperar con la justicia peruana confesó que había pagado 29 millones de dólares en sobornos en el país a lo largo de tres gobiernos.

El mandatario logró sobrevivir a la moción de destitución del Congreso el 21 de diciembre, al contar a última hora con las abstenciones de 10 legisladores fujimoristas, encabezados por Kenji Fujimori, hijo menor del exgobernante.

Tres días después, Kuczynski concedió el indulto desatando un nuevo vendaval, que lo ha forzado a organizar un nuevo gabinete, el tercero en un año y medio de mandato.

"Luego de 18 meses de gobierno, dos presidentes de consejos de ministros y 33 titulares de cartera, es muy poco lo que el Ejecutivo puede mostrar como resultados", dijo este martes en su editorial el diario El Comercio, el más influyente del país.

Los peruanos todavía "siguen a la expectativa del cumplimiento de las promesas" que Kuczynski y su partido "realizaron en campaña", agregó.

Desde el comienzo de su mandato Kuczynski estuvo contra las cuerdas por presiones del partido Fuerza Popular (derecha populista), la mayor fuerza política del país, que lidera Keiko Fujimori, hija del expresidente. Ahora, al menos un sector de esta agrupación podría entenderse con el presidente, como ocurrió en la moción de destitución.

 

Por: AFP