Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

La CIJ se declara competente para dirimir el litigio marítimo Bolivia-Chile

Foto AFP

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) se declaró hoy competente para dirimir la demanda planteada en 2013 por Bolivia contra Chile para que el tribunal declare la obligación de Santiago de negociar un acceso soberano al océano Pacífico que La Paz perdió en la guerra del Pacífico, a fines del siglo XIX.

El presidente de la Corte, Ronny Abraham, leyó la sentencia en la que los jueces del alto tribunal de la ONU rechazan con 14 votos contra dos la objeción preliminar presentada por Chile para que se declare incompetente.

En idéntico número de votos determinan que la CIJ tiene jurisdicción para abordar la demanda presentada por Bolivia el 24 de abril de 2013.

La Corte determina en su auto que el fondo de la disputa en esta demanda es si Chile está obligada a negociar de buena fe el acceso soberano de Bolivia al océano Pacífico que perdió en 1879 y, si tal obligación existe, si aquel país la ha incumplido.

Para Bolivia el fallo es una "enorme satisfacción", según dijo el presidente de ese país, Evo Morales, quien agregó que su Gobierno recibe la sentencia "con mucha humildad y serenidad", y convocó al Gobierno de Michelle Bachelet a dialogar sobre el tema.

"Somos un país de paz, somos un Estado de diálogo y por eso quiero convocar al Gobierno de Chile a acompañar este proceso mediante el diálogo. Qué mejor como países vecinos, como países hermanos de Suramérica que resolver (la demanda) mediante el diálogo", señaló en La Paz.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, declaró por su parte que la decisión de la CIJ en nada afecta a la integridad territorial de Chile, ya que "Bolivia no gana nada".

Bachelet aseguró que "Chile no tiene temas de límites pendientes con Bolivia" y que la resolución del alto tribunal de ONU no debe ser entendida en La Paz como un triunfo para sus aspiraciones de contar con un acceso soberano al Pacífico.

La CIJ sostuvo en su fallo que las cuestiones en disputa entre los dos países son asuntos que "no se han resuelto por acuerdos entre las partes o por decisión de un tribunal de arbitraje o internacional, ni tampoco están gobernados por acuerdos o tratados en vigor" en la fecha de la firma del pacto de Bogotá en 1948.

Chile alegaba que la CIJ no era competente para dirimir la demanda de Bolivia porque considera que la cuestión en disputa, la soberanía territorial y la naturaleza del acceso de Bolivia al Pacífico, quedó arreglada por un acuerdo en el tratado de Paz y Amistad de 1904 y que permanece gobernada por ese tratado.

El citado acuerdo fue firmado 25 años después de la guerra del Pacífico, en la que Bolivia perdió ante Chile 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio.

Para Bolivia, no obstante, la obligación de Chile de negociar de buena fe el acceso soberano del país al mar, que se deriva de "acuerdos, prácticas diplomáticas y declaraciones atribuibles a Chile" durante más de un siglo, existe con independencia del tratado de Paz y no ha quedado resuelta ni gobernada en el mismo.

La CIJ considera en su fallo que ese tratado "no aborda ni expresa ni implícitamente la cuestión de la presunta obligación de Chile de negociar el acceso soberano de Bolivia al Pacífico".

En La Haya, el agente de Bolivia ante la Corte y expresidente del país, Eduardo Rodríguez, (2005-2006) dijo que la demanda de La Paz "no es un acto hostil hacia Chile, ni menos una actuación que ponga en duda o altere el sistema internacional de las fronteras".

El proceso que continuará en la CIJ, "nos llevará a un diálogo fructífero, que tienda puentes y nos ayude a superar aquellos muros que todavía nos separan" con Chile, indicó.

El agente de Chile, Felipe Bulnes, por su parte, señaló en la Corte que el fallo del tribunal le produce "emociones encontradas", porque por un lado éste ha rechazado la objeción del país, pero por otro no se siente autorizado para declarar un derecho a una salida soberana al mar ni tampoco para determinar un "resultado determinado" de la supuesta obligación de Chile de negociar.

Por EFE