Cargando contenido

El primer ministro británico está contra las cuerdas y en busca de elecciones generales para salir del bloqueo del Brexit.

Boris Johnson, premier británico
Boris Johnson, premier británico
Foto de AFP

El primer ministro británico, Boris Johnson, lanzó este jueves una ofensiva para lograr las elecciones anticipadas que el parlamento le denegó la víspera. Y tras verse empujado por los diputados a pedir un nuevo aplazamiento del Brexit aseguró: "prefiero estar muerto".

Un día después de que la Cámara de los Comunes rechazara organizar comicios anticipados el 15 de octubre, su gobierno anunció que organizará una nueva votación el lunes.

Será una moción del mismo tipo, precisó desde Downing Street, o sea que también requerirá el apoyo de dos tercios de los diputados. Pero pondrá a la oposición ante la disyuntiva de volver a rechazar unos comicios que llevan mucho tiempo prometiendo a sus votantes.

"No quiero elecciones, pero francamente no veo otra manera", afirmó Johnson. "Es el único camino a seguir para nuestro país: tenemos que resolver este asunto de la UE, tenemos que salir de la UE el 31 de octubre".

"Prefiero estar muerto en una zanja" que pedir otro aplazamiento, aseguró en un evento en una academia de policía en Yorkshire, el norte económicamente desfavorecido y mayoritariamente probrexit de Inglaterra. Una joven recluta que estaba a su lado pareció desvanecerse durante el discurso.

Le puede interesar: Cabal y Farah agradecen a Colombia: "es impresionante el apoyo"

Renunció hasta su hermano al Gobierno

Johnson necesita que los votantes le den un nuevo mandato tras las humillantes derrotas que le infligió el parlamento.

La Cámara de los Comunes aprobó el miércoles una ley que obliga al gobierno a solicitar una nueva prórroga del Brexit, hasta el 31 de enero, si al 19 de octubre no tiene un acuerdo aceptable con Bruselas o la luz verde del parlamento para una salida brutal. 

El jefe de gobierno recibió además el jueves un golpe personal: su hermano menor, Jo Johnson, anunció que dejaba el ejecutivo y el parlamento por la "tensión irresoluble" entre su "lealtad familiar" y "el interés nacional".

Decidido por referéndum en 2016, el Brexit debía tener lugar en marzo pero ante el reiterado rechazo del parlamento al acuerdo negociado por Theresa May fue retrasado hasta finales de octubre.

Johnson llegó al poder en julio prometiendo que sacaría al país de la Unión Europea, con o sin acuerdo. Y se niega a pedir una nueva prórroga. En su lugar, quiere convocar legislativas ya, tras perder el martes la mayoría parlamentaria por la rebelión de 21 de sus diputados.

Y para convencer a la oposición de acordárselas se comprometió a no bloquear la nueva ley sobre el aplazamiento en la cámara alta, donde debe ser aprobada el viernes.

"El problema es que en este momento no podemos confiar en que Boris Johnson cumpla con cualquier compromiso", aseguró a la BBC el laborista John McDonnell.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido