El partido del Presidente francés y su aliado, el Movimiento Democrático, obtuvieron hoy 364 curules de las 577 que tiene la Asamblea Nacional de Francia, que junto con el Senado, conforman el parlamento de ese país. Este domingo se disputó la segunda vuelta de las elecciones legislativas en las que solo se elegía al cuerpo de diputados de la cámara baja del congreso, que es la que tiene más relevancia en ese sistema político. A pesar de que las proyecciones de la primera vuelta, que tuvo lugar el domingo 11 de junio, le daban la victoria al oficialismo con más de 400 sillas, finalmente se ajustaron en un número ligeramente menor pero que asegura la mayoría absoluta, con un amplio margen de maniobra. Por otro lado, el ultraderechista Frente Nacional, de la ex candidata presidencial Marine Le Pen, solo obtuvo 7 escaños en la cámara baja, una derrota monumental si se tiene en cuenta que el partido Francia Insumisa, de Jean-Luc Mélenchon, tercero en la carrera presidencial, obtuvo 25 curules para la misma corporación. En la otra orilla están los partidos tradicionales: Los Repúblicanos (derecha) mantienen un considerable número de asientos, con 131, mientras que el anterior partido de Gobierno, el Partido Socialista, sale derrotado con 44 escaños. El Senado y la Asamblea Nacional conforman el parlamento francés, pero se eligen en diferentes fechas y con distintos métodos. Para obtener la mayoría absoluta en la Asamblea se necesitan 289 curules, por lo que es de suponerse que Emmanuel Macron tendrá toda la autonomía durante su quinquenio.