Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

La salida del aire de NTN24 fue una "decisión de Estado": Nicolás Maduro

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, informó que ordenó la salida del aire del canal internacional NTN24 opr una "decisión de Estado" porque, supuestamente, "<i>pretendía transmitir la zozobra, como lo que se vivió en abril de 2002</i>".

"Fue una decisión de Estado. Yo voy a defender el derecho a la tranquilidad en Venezuela y nadie va a venir desde el exterior a tratar de perturbar el clima en Venezuela", argumentó el jefe de Estado.

Maduro reiteró que cuenta con legitimidad en Venezuela y toda América Latina: "Es un aborto de la historia este plan preconcebido desde Washington para que la derecha arremeta contra la sociedad".

"Los hechos coordinados que llevaron a la violencia en distintas ciudades del país", afirmó el mandatario, tras advirtió que "vamos a seguir actuando y gobernando".

Agregó que el miércoles un "grupo violento" en el municipio Chacao "destrozó el día de ayer varias instalaciones gubernamentales que le sirven al pueblo". Nicolás Maduro pidió al alcalde de Chacao que active a sus funcionarios de seguridad y que cuente con el Gobierno Nacional.

Anunció que el ministro Rodríguez Torres se reunirá en la noche de este jueves en su despacho con varios dirigentes estudiantiles universitarios y reiteró que el viernes presentará al país el Plan de Paz y Convivencia Nacional con los gobernadores, alcaldes, ministros y el alto mando militar.

"Agradezco todas las expresiones nacionales llamando a La Paz", dijo más temprano el mandatario desde su cuenta en Twitter.

El Presidente venezolano denunció a la Agencia France Press de noticias y dijo que "está a la cabeza de la manipulación" en Venezuela. Asimismo pidió a la ministra de Comunicaciones, Delcy Rodríguez, "que le hable claro" a los corresponsales de la agencia en Caracas.

"Me recuerda mucho a lo que hicieron contra Libia", dijo Maduro.

Tensa calma y llamado a la paz

Venezuela se mantuvo en una tensa calma después de los hechos de violencia del miércoles que dejaron tres muertos y más de sesenta heridos, sucesos de los que el chavismo acusa a opositores mientras desde todas las tendencias contrarias al Gobierno se llama a la paz.

Pese a la relativa tranquilidad en las calles poco transitadas de Caracas, jóvenes opositores y chavistas protestaron de nuevo en las calles por las muertes ocurridas el miércoles cuando dos jóvenes fallecieron en circunstancias de las que cada bando responsabiliza al otro.

Las pequeñas protestas se desarrollaron pese a la advertencia del presidente, Nicolás Maduro, quien en la noche del miércoles advirtió de que todo aquel que marchara sin tramitar antes un permiso a las autoridades sería detenido de inmediato.

"¿Quiénes somos? Estudiantes. ¿Qué queremos? Libertad", fue el grito de la multitud que se lanzó a las calles de Caracas.

"No más violencia, no más represión" o "Este gobierno va a caer" se leía en las pancartas que llevaban los manifestantes, algunos de los cuales enarbolaban banderas de Venezuela.

La consigna de las marchas, que se replicaron en otras localidades de Venezuela, fue denunciar el deterioro de la economía, con una inflación de 56,3%, y de los niveles de seguridad, además de exigir la liberación de una decena de jóvenes detenidos en los últimos días en protestas en el interior del país.

En un encendido discurso por radio y televisión tras los disturbios, Maduro denunció "un golpe de Estado en desarrollo", pero prometió que "la revolución bolivariana va a triunfar" y aseguró dio "instrucciones muy claras a los cuerpos de seguridad, quien salga a tratar de ejercer violencia sin permiso para movilizarse será detenido".

En la madrugada se conoció que una jueza había ordenado detener al líder opositor Leopoldo López, acusado de homicidio, lesiones graves y asociación para delinquir.

López, líder del partido Voluntad Popular, es uno de los tres dirigentes que impulsan la táctica de ocupar las calles con protestas antigubernamentales bajo el lema "La salida". Los otros dos son el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, y la diputada Maria Corina Machado, que goza de inmunidad parlamentaria.

López está "en su casa, con sus abogados. Está en Venezuela, se queda en Venezuela y va a dar la cara porque no tiene nada que temer, porque va a seguir protestando en la calle", anunció Carlos Vecchio, dirigente del mismo partido.

La fiscalía también emitió orden de captura contra el ex embajador venezolano en Colombia Fernando Gerbasiam y un ex jefe de Casa Militar durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez, Ivan Carratú Molina, acusándolos de vínculos con la violencia del miércoles.

Varios voceros estudiantiles habían prometido a través de las redes sociales que se mantendrían en las calles.

"El llamado es a la lucha no violenta del pueblo de Venezuela. NO HAY MIEDO", escribió Gaby Arellano, líder estudiantil de la Universidad de Los Andes (ULA), que en los últimos días inició protestas en los estados Táchira, Zulia y Mérida, en cuya capital hubo una decena de estudiantes detenidos y cinco heridos de bala el martes.

El líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles, también reaccionó frente a los acontecimientos y aseguró que "ni la muerte ni la sangre son el camino para construir el país que queremos".

"Que no venga ahora el gobierno a querer jugar el papel de la caperucita roja, porque ellos saben que tienen grupos armados que reprimieron la manifestación de ayer a plomo”, añadió Capriles.

NTN 24 sigue fuera del aire

Entre tanto, el canal de noticias NTN24, que otorgó gran cobertura a los incidentes, seguía fuera de las parrillas de las dos redes de televisión por cable que lo distribuían en Venezuela.
La directora de NTN 24, Claudia Gurisatti, confirmó que existe una orden formal del Consejo Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) de Venezuela para que saquen del aire al canal de televisión por tiempo indefinido.

Gurisatti indicó que los cable-operadores que transmiten la señal de NTN 24 recibieron la comunicación formal y en físico sobre la orden de no transmitir más.

Varios países latinoamericanos se pronunciaron por lo sucedido. El Gobierno de Cuba condenó los "intentos en desarrollo de golpe de Estado" en Venezuela y reafirmó su "incondicional respaldo" a los esfuerzos del presidente Nicolás Maduro por la paz y para "integrar" a todos los sectores del país.

También el Gobierno argentino respaldó a Nicolás Maduro en lo que calificó “un intento de desestabilización del país” mientras que el sector oficial de Bolivia dijo rechazar la "aventura golpista" de las manifestaciones.

La organización Amnistía Internacional (AI) pidió a las autoridades de Venezuela que abran "con urgencia" una investigación sobre la muerte de tres personas durante marchas convocadas por grupos opositores al Gobierno de Nicolás Maduro.