Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

swilches
MARCHAS EN VENEZUELA
En 2018, se han registrado más de 30 protestas diarias en Venezuela.
AFP

Sectores sociales y políticos de Venezuela han desempolvado la posibilidad de iniciar un paro general de actividades como una medida de presión por la creciente crisis y los bajos salarios.

Dos importantes gremios como el de enfermeros y profesores universitarios han sido los primeros en iniciar una paralización parcial de actividades que acumula casi un mes. Con ellos se levantaron otros sectores, principalmente de empresas estatales como la de telefonía o de electricidad, al punto que estos últimos llamaron a una paralización indefinida de actividades desde este lunes y con la advertencia de defender a toda costa su reclamo de un mejor contrato colectivo.

"Presidente (Maduro), póngase las pilas porque le van a tumbar la industria eléctrica y eso sí tumba Gobierno, nosotros estamos dispuestos a defender nuestros derechos y nuestras familias”, expresó Ángel Navas, presidente de la Federación Venezolana de Trabajadores Eléctricos.

Las 30 protestas diarias promedio que se registran en Venezuela necesitan una válvula de escape y conducción, según la interpretación del llamado Frente Amplio Venezuela Libre, que agrupa a opositores y chavistas descontentos.

Por ello lanzan una consulta pública que durará alrededor de una semana para que sea la masa laboral, empresarial y política la que decida los términos para iniciar un paro o  una huelga.

“La gente nos podrá decir, nosotros consideramos que debe ser de 48 horas, otros dirán 8 horas o puede ser de 24 horas, todo eso forma parte de la discusión. En este momento es hora de defender nuestros derechos”, señaló Víctor Márquez, integrante de la organización y también representante de los profesores universitarios que acumulan más de 28 días en protesta activa por “salarios dignos”.

Tímidamente la propuesta ha sido discutida entre los principales líderes opositores, sin ninguna posición clara al respecto. Al contrario de muchos empresarios que hoy se preguntan qué más se puede parar en Venezuela, país que ha visto el cierre de más de 9.000 empresas que hacían parte del parque industrial en los últimos años.

Juan Pablo Olalquiaga, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales, pide fijar otro tipo de acciones.

“No estarían dispuestas las empresas a plegarse a un paro nacional, porque el país ya está suficientemente parado, justamente lo que estamos padeciendo es que hay una parálisis en toda la economía. Venezuela lo que necesita es un cambio de gobernantes y estoy seguro que hay muchos mecanismos que conducen a conminar ese cambio”, enfatizó el empresario.

La idea de un paro general también rueda por calles y avenidas de Venezuela, que hoy presentan comercios con poca actividad o santamarías abajo. Algunos solo apelan a decir que “ya se ha hecho varias veces y no ha servido de nada”, otros eximen responsabilidades. “Depende del jefe, si él abre uno tiene que venir, si nos paramos es “arrecho” después le quitan el día a uno”, contaba un encargado de una tienda en el hoy menos transitado bulevar de Sabana Grande, en Caracas.

Pero la mayoría de las opiniones se inclinaron a la unificación de criterios como método de lucha. “Si hacen el paro como tiene que ser, uno se tiene que unir, porque imagínate que unos hagan el paro y otros no” destacaba uno de los transeúntes que también apostó por una solución a la crisis en la que todos participen.

“El gobierno se puede tumbar, pero si no hay un cambio de mentalidad seguiremos igual”, sentenció una joven estudiante.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.