Cargando contenido

Líder de Corea del Norte / Foto AFP


Las dos Coreas iniciaron su primera reunión en más de dos años, un encuentro en donde se dieron los primeros avances para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

De un lado, el gobierno del Seúl (sur)  propuso que se haga un reencuentro entre familiares que fueron separador por la guerra, mientras tanto, la delegación de pyongyang (norte) prometió que enviará su delegación de deportistas de taekwondo y periodistas para participar de los juegos de invierno.

El encuentro, que arrancó puntual a las 10:00 a.m., hora local de Seúl, en la aldea de Panmunjom, en la militarizada frontera que separa ambas naciones.

La participación norcoreana en los Juegos Olímpicos de Invierno que tendrán lugar en febrero en el condado surcoreano de PyeongChang podría rebajar la tensión regional después de un 2017 marcado por las continuas pruebas de armas norcoreanas y el tono beligerante con el que ha respondido al régimen el presidente de EEUU, Donald Trump.

Antes del inicio de la reunión los líderes de ambas delegaciones, cada una compuesta por cinco miembros, han pronunciado sus respectivos discursos inaugurales, según detalló una portavoz del Ministerio de Unificación surcoreano.

Al frente de la norcoreana está Ri Son-gwon, que dirige el Comité para la Reunificación Pacífica de Corea, mientras que la del Sur está encabezada por el ministro de Unificación, Cho Myoung-gyon, al que acompañan dos de sus viceministros y otros dos vice titulares de Deportes.

"Vamos a esforzarnos para que los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de PyeongChang sean un 'festival de la paz' y un primer paso para mejorar las relaciones intercoreanas", dijo Cho a los medios antes de partir hacia la frontera.

"De cara a cumplir las expectativas de la gente, no vamos a acelerarnos y vamos a mantener las conversaciones con calma", añadió, en declaraciones reproducidas por la agencia Yonhap.

La reunión llega después de que el líder norcoreano, Kim Jong-un, agradeciera en Año Nuevo la predisposición dialogante mostrada por el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y expresara su deseo de mejorar lazos con el Sur y enviar una delegación a los Juegos de PyeongChang.

También se produce después que Seúl y Washington acordaran retrasar sus maniobras militares anuales -las cuales el régimen considera como un ensayo para invadir su territorio- hasta después de la cita deportiva.

Por: AFP