Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Jeanine Añez, expresidenta de Bolivia
Jeanine Añez, expresidenta de Bolivia
AFP

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, promulgó la ley para convocar a nuevas elecciones generales que excluyen al exiliado exmandatario Evo Morales de la próxima contienda, después de un mes de protestas con 32 muertos.

En un acto en la sede de gobierno, la mandataria firmó el llamado "Régimen Excepcional y Transitorio para la realización de Elecciones Generales". La ley anula los comicios en que fue reelegido Morales el 20 de octubre y que desencadenaron la crisis por la presunta manipulación de resultados.

Lea además: Boris Johnson se coloca un plazo y promete ejecutar el Brexit

La promulgación de la ley se da luego de que ambas Cámaras de la Asamblea Legislativa Plurinacional dieron el visto bueno por unanimidad al Proyecto.

Sobre los candidatos se establece que “las y los ciudadanos que hubieran sido reelectos de forma continua, a un cargo electivo, durante los dos periodos constitucionales anteriores, no podrán postularse como candidatos al mismo cargo electivo", lo que confirma que el vicepresidente de Morales, Álvaro García, tampoco podrá postularse.

Medios internacionales informaron que la fecha para los nuevos comicios será determinada por el nuevo Tribunal Supremo Electoral, sin embargo las mismas deberán celebrarse en un plazo máximo de 120 días contados después de la convocatoria.

El régimen excepcional y transitorio prevé la renovación del Tribunal Supremo Electoral (TSE), la inscripción de votantes y la participación de todas las fuerzas políticas.

Morales fue excluido en virtud de un artículo de la Constitución que prohíbe la reelección después de dos mandatos. Morales intentó modificar esa norma mediante un referendo que perdió en 2016. Finalmente, fue la justicia que le permitió postularse en las pasadas elecciones.

De interés: Sobrevivientes de Hiroshima describen sus "escenas de infierno" al Papa

Comienza así un difícil camino para los bolivianos en búsqueda de una salida a su peor emergencia política en dos décadas, esta vez sin Morales como alternativa. El hombre que por casi 14 años tuvo el timón del país no podrá participar en la campaña, algo inédito desde 2002.

Exiliado ahora en México, el líder indígena de izquierda llegó a la presidencia en 2005 y fue reelegido en 2009 y 2014. El 20 de octubre obtuvo un nuevo mandato en el cuestionado proceso que desencadenó la crisis.

Fuente

Sistema Integrado de Información y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.