Cargando contenido

Las fallas en el sistema principal han provocado que los caraqueños tengan que acudir a llenaderos para abastecerse de agua.

Dos mujeres se bañan en una calle de Caracas.
Dos mujeres se bañan en una fuga de agua en una calle cerca del refugio de Jehová Gire, un edificio a medio hacer del poder judicial en el barrio de Petare, Caracas.
AFP

Entre los múltiples problemas de los venezolanos se agudiza el de las fallas en el servicio de agua, que alcanza con fuerza a Caracas -la capital del país- y que por años fue privilegiada por el gobierno que intentó amainar la crisis que ha golpeado con fuerza el interior de Venezuela.

A mediados de 2018 se reportó que la decadencia del servicio de agua había ocasionado que la conocida Área Metropolitana de Caracas solo recibiera en promedio 50 horas de agua a la semana, un estimado que casi finalizando 2019 ha ido en picada.

Por menos de 48 horas está funcionado el servicio de agua en los hogares en Caracas, donde algunas comunidades suman hasta meses sin una gota. Las fallas en los sistemas de bombeo han provocado que el suministro se haya reducido en más del 60%, según los cálculos de la organización comunitaria, Monitor Ciudad, dirigido por Jesús Armas, quien por años fue concejal en el municipio Libertador, el más grande de Caracas y el más poblado de Venezuela.

Lea aquí: Venezolanos ahora deben presentar visa para entrar a Ecuador

“El acueducto metropolitano (principal) de 19.200 litros por segundo, estimamos que hoy debe estar enviando alrededor de 12.000 litros por segundos a Caracas. Lo que está sucediendo es que las constantes fallas eléctricas están ocasionando fallas electromecánicas dentro de la línea del Tuy 2 (uno de los tres sistemas principales) que hemos visto como a veces trabaja entre 25%- 50% de su potencia”, explicó.

Destacó que, por toda esta situación, “de las 168 horas que tiene una semana, en promedio los caraqueños reciben 42 horas”.

Dos mujeres se bañan en una calle de Caracas.
Dos mujeres se bañan en una fuga de agua en una calle cerca del refugio de Jehová Gire, un edificio a medio hacer del poder judicial en el barrio de Petare, Caracas.
AFP

Además, recalcó que en algún momento la empresa Hidrocapital, de la cual depende el servicio en Caracas, se escudó en el argumento de la sequía que afectó a todo el país hace algunos años, pero hoy asegura que la falta de mantenimiento aunada a los imprevistos cortes eléctricos, provocan la escasez de agua.

“Las causas principales tienen que ver con el tema del bombeo, porque los principales embalses, tienen agua, están casi a rebosar. A su vez los subsistemas de bombeo tampoco están funcionando a toda su capacidad y por esos vemos que en las cotas más altas cada vez sufren más hasta meses sin tener el vital líquido”, señaló.

Un racionamiento obligado es lo que viven en la Gran Caracas, donde sus habitantes ya han tenido que optar por buscar agua en alguno de los siete llenaderos habilitados en la ciudad o en riberas de ríos y quebradas que cruzan la urbe.

El municipio Baruta, al sureste de Caracas, es uno de los más afectados. Acumula entre siete y quince días sin agua, en el mejor de los casos. Por ello, los vecinos deambulan por la ciudad buscando un “chorrito” para llevar agua a sus hogares.

Caraqueños se las ingenian para poder obtener y trasladar la mayor cantidad de agua
Caraqueños se las ingenian para poder obtener y trasladar la mayor cantidad de agua
Saul Noriega - Corresponsal RCN Radio Caracas

“Tenemos que estar buscando tobitos de agua todos los días para lavar para cocinar, para limpiar, para cualquier cosa. Eso es repetitivo, eso es como el día día”, relató Anais Ortiz, una ama de casa que llegó con varios “peroles” (recipientes) a uno de los mencionados llenaderos.

En su casa ya son ocho días que no entra el agua y vaticina, que al igual como ha pasado en los últimos meses, la situación se agravará. “Yo no le veo solución cerca, porque más bien se va agrandando la cosa”, expresó mientras llenaba varios envases.

Para David Belmonte, otro baruteño que esperaba en la fila, lo que va de 2019, “ha sido algo fuerte” porque cuenta que la escasez parece que ha llegado para quedarse.

Le puede interesar: G7 movilizará 20 millones de dólares para combatir incendios en la Amazonía

“Si nos viene el agua al mes, uno o dos días es mucho. Normalmente estamos llenando agua donde haya un chorrito”, destacó, al tiempo que resaltó que es una problemática que vienen arrastrando desde hace largo tiempo.

“Yo diría que esto es de bastantes años, no es de ahorita, tienen bastante tiempo ya. Lamentablemente nos hemos acostumbras, no podemos reclamar porque si uno sale y reclama lo pueden golpear y hasta matar a uno”, lamentó.

Audio

[AUDIO] Falta de agua golpea a Caracas.

0:27 5:25

Los más vulnerables también tienen que salir a buscar agua, como Karin Hernández, de 33 años, madre de dos bebés.

Ya tenemos nueve días sin agua, es horrible. Yo tengo unos bebes chiquitos y tengo que conseguir agua para bañarlos, cocinarles y para meter agua en la nevera (…) les he tenido que pedir agua a los vecinos”, señaló destacando que luego del grave fallo eléctrico que dejó a Caracas y otros estados de Venezuela a oscuras en marzo pasado, la situación empeoró.

“Desde hace tiempo ya estamos afectados, como desde hace tres meses se ha puesto peor, desde que están las bromas de los apagones”, apuntó.

Ismael Serrano, de 74 años, también le tocó interrumpir sus días de descanso y el pasado domingo llegó con unas diez botellas para subir un poco de agua a su casa, ubicada en una de las partes más altas de Caracas.

Más enGobierno de Maduro negó la libertad a 12 presos con orden de excarcelación: ONG

“Ya ve lo que estamos haciendo, colas y colas para poder obtener el líquido (…) a veces la mandan cada ocho días, o cada 15 o 20 días, y llega solo un rato, un día o dos días ya llevamos semanas sin agua”, refirió.  

Todo esto ha generado el aumento de la demanda de tanques de agua domésticos, que oscila entre los 50 y cien dólares además del alquiler del servicio de los camiones cisternas que llenan tanques subterráneos de casas y edificios, por unos 100 dólares. Solo algunos pocos pueden pagar.

Yo no gano para eso, yo vi uno y costaba un millón y pico de bolívares (más de $60 al cambio oficial) el más económico, no llego para eso, mi solución es buscar agua diariamente”, destacó Anais Ortiz mientras que David Belmonte, recordó que hace algunos años hizo la inversión de colocar tanque en su casa, “pero si no nos llega el agua como hacemos, algunos los tenemos, pero es de adorno”.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido