El Tribunal de Apelación de Versalles rechazó las demandas de Karim Benzema y del resto de imputados por un presunto chantaje al que era su compañero de selección Mathieu Valbuena, lo que significa que la instrucción sigue adelante y podrían sentarse en el banquillo en 2017. Un portavoz de la Fiscalía indicó que la sala de instrucción del tribunal se negó a anular el procedimiento como reclamaban los abogados de los inculpados, que consideraban que hubo irregularidades, en particular la infiltración de un policía que permitió descubrir a los autores del presunto chantaje. "La instrucción va a continuar varios meses" y al final el juez instructor decidirá si hay elementos para un proceso que, de celebrarse, sería "en 2017", añadió el portavoz. EFE