Cargando contenido

Adoptaron la Declaración de Londres, que sitúa a China por primera vez como un reto para la OTAN, junto a Rusia y al terrorismo.

Cumbre 70 de la OTAN
Cumbre 70 de la OTAN.
AFP

Los 29 miembros de la OTAN lograron este miércoles, tres décadas después del fin de la Guerra Fría, reafirmar una unidad debilitada por el cruce de reproches y el enfado de Donald Trump.

"Siempre hemos sido capaces de superar diferencias y unirnos en torno a nuestras tareas principales", aseguró el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, tras la cumbre celebrada en Watford, al norte de la capital británica.

Lea aquí: Tras burlas, Trump cancela rueda de prensa al terminar cumbre de OTAN

Pero, pese a la adopción de la Declaración de Londres, que sitúa a China por primera vez como un reto para la OTAN, junto a Rusia y al terrorismo, y reitera el compromiso por el gasto militar, Trump centró, de nuevo, toda la atención.

El presidente estadounidense, enfadado por las aparentes burlas de varios dirigentes, entre ellos el canadiense Justin Trudeau y el francés Emmanuel Macron durante una recepción de la reina Isabel II el martes, canceló su rueda de prensa final.

Trump ya había expuesto, no obstante, sus mensajes para esta cumbre en largas comparecencias ante los medios el martes: las críticas de Macron a la OTAN son "insultantes" y todavía hay "muchos morosos" entre los aliados, que no gastan lo suficiente en defensa.

El estadounidense no dejó pasar así la ocasión durante la reunión para reiterar su llamado a los aliados a que aumenten su gasto militar nacional al 2% del PIB para 2024, como prometieron en 2014, según explicó este miércoles la alemana Angela Merkel. 

La OTAN estima que a final de año sólo nueve de sus 29 miembros alcanzarán este objetivo. Alemania se quedaría en 1,38%; España en 0,92% y Luxemburgo en 0,56%, y serían los más alejados. "Es más un horizonte al que tender", relativizó un diplomático español.

El imposible consenso

El tradicional reclamo de Estados Unidos, primera potencia con un gasto militar del 3,30% del PIB en 2018, compartió en esta ocasión protagonismo con las críticas de Macron a una OTAN en "estado de muerte cerebral".

Pese a que estas palabras no sentaron bien a sus aliados, el presidente francés mantuvo su pulso más duro con su par turco, Recep Tayyip Erdogan, al criticar la ofensiva que Ankara lanzó en octubre contra la milicia kurda YPG.

Erdogan amenazaba con vetar decisiones de la OTAN durante la cumbre si los otros países no reconocían como grupo "terrorista" a esta milicia que apoyó a la coalición internacional en su lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

"Yo no veo consenso posible" con Ankara en esta cuestión, aseguró Macron, criticando las "aproximaciones simplistas" de una Turquía que, finalmente, no cumplió sus amenazas y permitió la actualización de un plan de defensa para los países bálticos.

El presidente lituano, Gitanas Nauseda, agradeció la "solidaridad" de Erdogan por no bloquear esta decisión que refuerza a los aliados bálticos, temerosos de una vecina Rusia más asertiva desde el inicio del conflicto en Ucrania en 2014.

"Inquietud"

Rusia forma parte de hecho de los retos y amenazas identificados en la Declaración de Londres por una Alianza nacida en 1949 de los escombros de la Segunda Guerra Mundial para proteger a Europa de una ahora desaparecida Unión Soviética.

"La OTAN está principalmente comprometida en actividades disuasivas y expansionistas de cara a Rusia. Esto sólo puede generar inquietud", aseguró en la mañana el vocero del mandatario ruso Vladimir Putin, quien en la víspera se dijo dispuesto a "cooperar" con la Alianza en temas como "terrorismo".

Imagen eliminada.A Rusia se le suma ahora China que, aunque no está en el ámbito de acción de la OTAN, empieza a representar una amenaza por su desarrollo militar, clave en el abandono por Moscú y Washington de un importante tratado sobre armas nucleares de la Guerra Fría.

Le puede interesar: Habría fuerte radiactividad cerca de salida de antorcha olímpica en Fukushima

La OTAN debe tener la "capacidad de adaptarse a nuevos retos", subrayó el jefe de gobierno español, Pedro Sánchez, que, junto a los otros 28 líderes, ordenaron a Stoltenberg iniciar un proceso de reflexión sobre la futura estrategia de una Alianza de 70 años.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido